Resulta imposible para cualquier país del mundo encontrar la fórmula que le permita conocer un número total de contagiados en su territorio. La cantidad de asintomáticos y personas con síntomas leves que desprecian la posibilidad de realizarse pruebas es tan grande como la incertidumbre que esto genera. La gratuidad en los servicios por parte del gobierno federal y algunos gobiernos estatales han sido motivos insuficientes para conmover a una ciudadanía escéptica y renuente. En cualquier caso, nuestra gente ha podido optar entre varias alternativas -públicas y privadas- para tener acceso a un poco más de cuatro millones. La letalidad del virus con respecto a los análisis realizados es muy alta toda vez que muchas personas cuando deciden realizarla ya están muy avanzados en la enfermedad.

Existen variables que desde un principio sugerían una alta mortalidad en nuestro país. México, ha sustituido una sana gastronomía milenaria por opciones rápidas –y caras- (refrescos, frituras, y demás productos azucarados) que nos han conducido a la desnutrición y enfermedades perniciosas como la obesidad, hipertensión y diabetes. Esto, por si mismo, llevar a detener la expectativa de vida al nacer, y ahora, frente a este peligroso enemigo, se presentan fallecimientos con un alarmante promedio de 55 años, siendo en Europa de 75.

México en un mapa mundial de contagios se ubica en el lugar numero 13 con alrededor de un millón novecientos mil casos (OMS 31 de enero 2021)

Con respecto a muertes totales, Estados Unidos tiene al 30 de enero 2021, 440 mil, Brasil 224 mil, México 158 mil, India 154 mil, Reino Unido 88.5 mil, Italia 76 mil, Francia 72 mil, Rusia 58 mil, España 58 mil lo mismo que Irán, Alemania 54 mil, Colombia, 54 mil, Argentina 48 mil y 44 mil Sudáfrica.

Los terribles decesos que se presentan de manera creciente en todo el mundo confunden a muchas personas con el manejo de los números absolutos. Algunos, en especial los medios de comunicación mexicanos, ponderan sólo los grandes números, sin tomar en cuenta que los países tienen enormes diferencias poblacionales. No podemos seguir comparando peras con manzanas.

México, ocupa el onceavo lugar en población total en el mundo, y curioso, también en el tamaño de nuestro territorio.

Es opinión personal que la única forma de contrastar la mortalidad que cada país tiene por COVID19 es una asociación con su cantidad de habitantes.

Con ese motivo, existe una comparativa de fallecimientos que tiene cada nación por cada 100,000 habitantes. (fuente: RTVE.es)

Es así como podremos hacer un juicio más objetivo y, en su caso, más severo.

Este es el orden que al 30 de enero de 2021 ocupan los países por su mortalidad. Como podemos ver México está en el lugar 13 con 125 decesos por cada 100 mil habitantes, o .00125 % de su población total.

1.- Bélgica                  184.25 muertes por cada 100,000 habitantes

2.- Reino Unido          159.73

3.- Republica Checa   153.42

4.- Italia                     146.50

5.- Bosnia                   140.77

6.- Macedonia             137.06

7.- Estados Unidos     134.88

8.- Montenegro          129.37

9.- Bulgaria                128.51

10.- Hungría               128.12

11.- Moldavia              127.05

12.- Panamá               125.60

13.- México                 125.27

14.- España                122.90

15.- Portugal              121.38

16.- Francia               113.56

Habrá quienes opinarán que no se están considerando oficialmente todas las muertes, y tendrán razón, pues en todos los países hay confusiones en los diagnósticos finales. Este comportamiento no es privativo de México.

Hay que tener presente siempre, los sistemas de salud de Estados Unidos y Europa (14 países enlistados) son muy superiores a los nuestros, en especial por el abandono que se tuvo por décadas, aún así, el país resiste los temibles embates.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí