Por Alejandro Durán

Las reservas internacionales, administradas por el Banco de México (BANXICO), fueron de los pocos indicadores que mostraron desempeño positivo durante el 2020, pues durante el año pasado reportaron un crecimiento de 14 mil 790 millones de dólares, con lo que al 31 de diciembre pasado alcanzaron un saldo de 195 mil 667 millones de dólares.

Por lo anterior, dichos recursos reportaron un crecimiento acumulado de 8.18 por ciento a lo largo del año pasado, colocándose muy cerca de su máximo histórico de 196 mil 010 millones de dólares, alcanzado el 30 de enero de 2015.

A través de su estado de cuenta semanal, el banco central informó que durante la última semana de 2020 las reservas internacionales aumentaron 188 millones de dólares, resultado del cambio en la valuación de los activos internacionales del propio BANXICO.

De acuerdo con el propio BANXICO, las reservas internacionales son activos financieros que el banco central invierte en el exterior. Su característica principal es la liquidez; es decir, la facilidad de uso para saldar rápidamente obligaciones de pago fuera de nuestro país.

Su objetivo principal es contribuir a la estabilidad de precios cuando se presenta una disminución de los flujos comerciales o de capital de la balanza de pagos, por desequilibrios macroeconómicos y/o financieros (internos o externos); tales como crisis causadas por una reducción considerable en la actividad económica o en el comercio internacional, quiebras bancarias, escasa liquidez en los mercados financieros, encarecimiento del crédito, entre otros.

En general, sólo los activos que son propiedad del banco central pueden considerarse como reserva internacional. En México, las reservas internacionales se integran por activos financieros denominados en las divisas de mayor importancia en los mercados internacionales, tales como los dólares estadounidense, euros o yenes, entre otras.

En el periodo del jueves anterior al 31 de diciembre, el Banco de México realizó operaciones de mercado abierto con instituciones bancarias para compensar una expansión neta de la liquidez por 105 mil 507 millones de pesos, lo cual fue resultado de una expansión debido al retiro de recursos de la cuenta de la Tesorería de la Federación y otras operaciones por 109 mil 779 millones de pesos y un contracción por cuatro mil 272 millones de pesos, debido a la mayor demanda por billetes y monedas por parte del público.

El instituto encabezado por Alejandro Díaz de León agregó que la base monetaria (billetes y monedas en circulación y depósitos bancarios en cuenta corriente en el Banco de México) aumentó cuatro mil 272 millones de pesos, con lo que alcanzó un saldo de dos billones 118 mil 243 millones de pesos, cifra que implicó una variación anual de 21.6 por ciento

“El crecimiento de la base monetaria se ha incrementado debido a factores asociados a las medidas sanitarias implementadas en el país, que habrían aumentado la demanda de efectivo por parte del público como medio de pago. Adicionalmente, la mayor demanda de efectivo en la semana refleja el efecto estacional asociado al día feriado del 1 de enero”, apuntó el BANXICO.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí