Silver ingot and gold bullion. Finance illustration

Por Carsten Menke (*) 

Los datos económicos, mejores de lo esperado, de Estados Unidos presionaron al oro esta semana. Para Carsten Menke, director de investigación de Next Generation en Julius Baer, este año se espera el crecimiento más rápido en una generación en ese país, lo que debería afectar la demanda de refugio seguro y empujar los precios del oro a la baja.

En medio de las incertidumbres imperantes, no obstante, Carten Menke mantiene una visión neutral sobre el oro. Para la plata, el impacto negativo de la desaparición del refugio seguro debería más que compensar el impacto positivo del aumento de la demanda industrial, dejando más desventajas que ventajas y justificando una visión cautelosa.

Esta semana, los precios del oro volvieron a caer por debajo de los 1.800 dólares por onza y se movieron a la baja debido a resultados económicos mejores de lo esperado en los Estados Unidos, incluyendo el rápido aumento de las ventas minoristas y una producción industrial muy sólida. De cara al futuro, esperamos que durante este año Estados Unidos muestre el crecimiento más rápido en una generación, respaldado por un paquete de estímulo descomunal de la administración Biden.

Si bien una recuperación tan rápida conducirá inevitablemente a una mayor inflación, esto no debería ser positivo para el oro, ya que es un buen tipo de inflación, que refleja una aceleración de la actividad económica, y no un mal tipo de inflación, que indica una pérdida de confianza del mercado en el dólar estadounidense debido a mayores niveles de deuda pública o peores balances en los bancos centrales. Solo este último tipo de inflación sería positivo para el oro, reviviendo la racha récord del año pasado, mencionó el experto de Julius Baer.

La rápida recuperación esperada debería llevar los precios del oro a la baja en el transcurso de este año, ya que el contexto económico debería impulsar a los buscadores de refugio seguro a vender algunas de sus tenencias de oro. La disminución de la demanda de refugio seguro y el aumento de los rendimientos reales de los bonos deberían compensar la debilidad proyectada del dólar estadounidense, lo que debería interpretarse como una señal de fortaleza del crecimiento mundial.

Para el director de investigación de Next Generation de Julius Baer aún parece poco probable que se produzca una gran venta, ya que las incertidumbres en torno a la crisis del coronavirus persisten al menos a corto plazo, mientras que las consecuencias a largo plazo de las medidas de estímulo masivo no pueden evaluarse aún. Dicho esto, una recuperación más rápida este año y las señales de un crecimiento auto sostenido plantean los mayores riesgos a la baja para los precios, ya que los temores de un endurecimiento de la política monetaria y fiscal podrían provocar más ventas por parte de los buscadores de refugio seguro.

Con respecto a la plata, cuyos precios aún están inflados después del reciente repunte influenciado por Reddit, creemos que el impacto negativo de la disminución de la demanda de refugio seguro debería compensar con creces el impacto positivo del aumento de la demanda industrial, por ejemplo, el de la industria solar. Por lo tanto, vemos más desventajas que ventajas para los precios de la plata.

( * ) Director de investigación de Next Generation, Julius Baer

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí