Por Alejandro Durán

Si bien en enero pasado la actividad industrial reportó señales de recuperación, al avanzar 0.2 por cuento respecto a diciembre, lo cierto es que a tasa anual aun sigue con número negativos, pues durante el primer mes de este año cayó -4.9 por ciento respecto al mismo periodo de 2020, con lo que ligó 22 caídas consecutivas, la peor racha en 20 años.

De esta manera, es evidente que la actividad fabril del país resiente los embates no sólo de la emergencia sanitaria por el COVID19 sino de la estrategia económica de la actual administración federal. La última vez que la actividad industrial mostró números positivos fue en marzo de 2019, a inicios del actual gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), resulta que la caída de -4.9 por ciento a tasa anual que mostró el Indicador Mensual de la Actividad Industrial durante enero pasado fue resultado del comportamiento negativo que mostraron sus cuatro principales componentes.

Así, mientras que la minería cayó -3.3 por ciento, la construcción se derrumbó -10, la industria manufacturera bajó -3.4 y la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final disminuyó -4.9 por ciento.

A nivel de subsectores, los principales rubros que mostraron las mayores caídas fueron la fabricación de prendas de vestir (-28.6 por ciento); curtido y acabo de cuero y piel (-18.6); fabricación de productos derivados del petróleo (-14.8); y la industria de la madera (-14.6 por ciento),

En su comparativo mensual, resultó que la actividad industrial mostró un incremento de 0.2 por ciento en términos reales en el primer mes de 2021 respecto al mes previo, con base en cifras desestacionalizadas.

Por componentes, la Construcción aumentó 1.5 por ciento y la Minería creció 0.2; en tanto que, la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final descendió -1.7 por ciento y las Industrias manufactureras -0.5 por ciento durante enero pasado frente al mes que le antecede con cifras ajustadas por estacionalidad.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Banco Base, advirtió que la actividad industrial podría mostrar números negativos en febrero, en virtud de que enfrentó un contexto adverso.

“En febrero, la actividad industrial también se vio afectada por choques transitorios, destacando: 1) las duras condiciones epidemiológicas, ocasionando que trece estados se ubicaran en alerta máxima; y 2) la tormenta invernal a mediados de mes que azotó Texas y el norte de México, provocando apagones y problemas en el suministro de gas por algunos días. Cabe mencionar que, se espera que este último punto muestre un fuerte impacto directo en la generación y distribución de luz, agua y gas cuando se publiquen los datos de febrero”, comentó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí