Readacción.-

Son alrededor de 10 millones de pesos hasta el momento, lo gastado en campaña y más de 15 millones en ingresos, aún así, Maru Campos sigue con su campaña pese a estar vinculada a proceso. En el estado de Chihuahua nadie invierte ni recibe inyección recursos como ella.

María Eugenia Campos Galván, es la candidata del Partido Acción Nacional (PAN) a la gubernatura de Chihuahua, y hasta el día de hoy, ha gastado aproximadamente 10 millones de pesos en su camino a la gubernatura, a pesar de estar vinculada a proceso por la llamada: “nómina secreta” de César Duarte y tener otro proceso judicial en su contra.

En una inspección de los gastos reportados que la candidata panista presentó ante el Instituto Nacional Electoral (INE) demostró que la expresidenta municipal de Chihuahua ha gastado 7.7 millones de pesos en publicidad en vía pública, 938 mil pesos en en salas de cine, 600 mil en websites y 353 mil en los operativos de su campaña.

También, la candidata de la coalición “Nos Une Chihuahua” hay otros 942 mil pesos que pagó a cuatro proveedores para su promoción en precampaña.

Dentro de los candidatos a gobernadores, Maru Campos es quien ha llevado más reportados al INE, tanto de gastos, como de ingresos.

Debido a esto, se han generado investigaciones en su contra. El día primero de abril, a un par de días de que se aprobara su campaña, el Instituto Estatal Electoral (IEE) de Chihuahua, la candidata blanquiazul fue oficialmente vinculada a proceso por un supuesto financiamento por parte del ex gobernador del estado, César Duarte.

Campos podría recibir una sentencia de, entre 6 meses y 9 años de cárcel, además de una multa económica. De acuerdo a las investigaciones, la candidata habría sido beneficiada con casi 10 millones de pesos entre el periodo del 2014 y 2015, a cambio del apoyo desde el Congreso Estatal, que fue cuando ella tenía el cargo de diputada.

Aunado a esto, Maru Campos está vinculada a otro proceso judicial que actualmente también vigente, debido a cobrar “cuotas especiales” por más de un millón de pesos a empresarios de la construcción, a cambio de favorecerlos con adjudicaciones directas en contratos para la alcaldía.

A pesar de estos todo esto, su campaña sigue en pie, con un reporte de ingresos de:15 millones 539 mil pesos que la candidata aún no explica su origen.

PRECAMPAÑA PATROCINADA POR CERCANOS

En los reportes presentados ante el INE por concepto de precampaña Maru Campos gastó 942 mil 533 pesos y, si bien no fue la candidata que mayores recursos erogó, entre aquellos que respaldaron con dinero este proceso aparecen funcionarios de la alcaldía de Chihuahua, que hasta hace unos meses ella gobernaba.

La militante que mayores recursos donó fue Bertha Guadalupe Nevarez Corona que, según el directorio de servidores públicos del gobierno municipal, era subdirectora de programación y seguimiento, dentro de la Dirección de Planeación y Evaluación.

Nevarez Corona aparece también en el listado de militantes de Acción Nacional en Chihuahua. Cercana a Campos Galván, esta funcionaria del ayuntamiento le donó 88 mil pesos para respaldar su precampaña.

Un caso similar al de María Adelfa Vega Vargas, la mano derecha de Maru Campos en la Presidencia Municipal. Su cargo es el de “Secretaria del Presidente” y, según los contratos de honorarios asimilables a sueldos que suscribió con la presidencia municipal de la capital del estado, tenía un sueldo mensual de 10 mil 201 pesos, sin embargo, es la segunda donante más fuerte de la precampaña de Campos: inyectó 58 mil pesos a su candidatura, es decir, casi su salario por seis meses.

En esa lista también está Mónica Lozoya Anchondo, militante del PAN y con un cargo en el municipio: era líder de proyecto de programación dentro de la Dirección de Planeación y Evaluación. Antes de llegar a trabajar de cerca con Campos fue auxiliar administrativo en el Comité Estatal del PAN y, antes de eso, cajera en una tienda de pinturas, Macopisa. Ella cedió 45 mil pesos a la precampaña de su jefa.

En total, la precampaña de Campos fue financiada en un 31% por militantes del partido, incluyendo a las tres mujeres que trabajaban para ella en el municipio y que inyectaron la mayor cantidad de recursos como parte de sus aportaciones como militantes. El resto de los ingresos fueron transferencias de recursos locales.

PRECAMPAÑA Y CONEXIONES CON EL PRI

La precampaña de Campos se concentró en el pago de propaganda en vía pública y en anuncios en páginas de internet, otro tanto en la producción de mensajes para radio y televisión y publicidad en medios impresos.

Contrató a cuatro empresas, una de ellas ligada al tío del expresidente Enrique Peña Nieto.

Se trata de VE Visión Espectacular, S. de R.L.M. cuyo accionista es Alberto de la Peña Grajeda, presuntamente relacionado con Santiago de la Peña Grajeda, el abogado que en 2011 fue nombrado presidente de la sede chihuahuense de la Fundación Isidro Fabela en 2011, misma que habría sido utilizada para movilizar recursos y comprar votos en la campaña de Peña Nieto. A la toma de protesta acudió el entonces gobernador de Chihuahua, César Duarte

Santiago de la Peña fue, además, el Oficial Mayor y secretario del Ayuntamiento del municipio de Chihuahua en la administración de Javier Garfio Pacheco, sentenciado por el delito de peculado agravado, pues reconoció que participó en la venta de terrenos estatales, en su calidad de secretario de Obras durante la administración de César Duarte Jáquez.

Según los reportes de precampaña, Campos contrató a la empresa de Peña Grajeda por un total de 198 mil 266 pesos. 

AVANZA BIEN EN SU CAMPAÑA

Parte de los 9 millones de pesos que ha reportado, se fueron en fortalecer su presencia en redes sociales. Según la página de transparencia de Facebook, entre el 4 de agosto y lo que va de mayo ha reportado 700 mil pesos en pautas publicitarias.

Esta publicidad ha visto su punto álgido la última semana, un tercio de lo pagado en los últimos nueve meses, lo desembolsó entre el 28 de abril y el 4 de mayo: 215 mil pesos.

Así Campos Galván se ha promovido como la candidata que regresará la seguridad al estado, promete dar un Seguro Popular Estatal y garantizar el abasto de medicamentos en la entidad.

Evita completamente hacer mención sobre los procesos penales en su contra, presume “fuerza, experiencia y resultados” y apenas atina a publicitar entrevistas que buscan defender su gestión como alcaldesa de Chihuahua.

La estrategia digital, junto con la inversión de más de 7 millones de pesos en publicidad en vía pública, la colocan como la favorita de la contienda de junio próximo, pese a las acusaciones en su contra. El Financiero le da 40% de intención de votos, seguida de cerca por Loera de la Rosa, de Morena, que tiene 34%.

La Fiscalía estatal tiene un plazo de seis meses para terminar la investigación sobre el papel de Campos en la “nómina secreta” de Duarte, es decir que en octubre próximo estaría regresando ante el juez para desahogar la audiencia intermedia, al mismo tiempo, en caso de ganar las elecciones, tomaría protesta ese mismo mes. 

TRIBUNAL ELECTORAL MEDITA SOBRE SU CASO

Ante los procesos judiciales que Campos está enfrentando, partidos opositores ingresaron una queja ante el Instituto Electoral de Chihuahua, por considerar que como candidata no cumple requisitos, como tener un “modo honesto de vivir”, ni con el artículo 23 de la Constitución Política del Estado, que establece que los derechos político-electorales se suspenderán si el contendiente está procesado o tiene un auto de vinculación a proceso, al menos hasta que se le de una sentencia absolutoria.

Sin embargo, el Instituto Electoral local no procedió con la queja, por lo que el caso llegó hasta el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), mismo que fue turnado a la magistrada Mónica Soto Fregoso y que está resguardado bajo el número de expediente SUP-JRC-055/2021, en espera de que se determine si la candidatura de Campos sigue en pie o no.

Recientemente, un juzgado federal determinó improcedente un amparo promovido por la candidata para evitar una vez más la audiencia por los delitos de cohecho y uso ilegal de atribuciones, relativo al segundo proceso judicial abierto contra ella por los “moches” que recibió de empresas contratistas de la alcaldía de Chihuahua.

En este caso, según las indagatorias de la Auditoría Superior del Estado sobre la Cuenta Pública 2018, Campos Galván adjudicó contratos para limpia y mantenimiento de parques, camellones y jardines, a cinco empresas que habrían simulado competencia entre sí, mismas que le supuestamente le dieron un 10% de los recursos obtenidos en las licitaciones a la entonces alcaldesa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí