Por Cecilia Martínez 

“Las tensiones no son entre las razas, sino entre las fuerzas de la justicia y la injusticia” Martin Luther King (1957).

Hace algunos días del suceso en Minneapolis, de un ciudadano afroamericano , George Floyd, asesinado por asfixia a manos de un policía en Estados Unidos, similar a otros muchos incidentes similares en Norteamérica. Ha desatado una ola de protestas para terminar con los ataques injustificados a las personas afroamericanas (que suponen un 13 por ciento de la población total de Estados Unidos), y de los estadounidenses de origen latino o hispano (que representan el 15 por ciento).

En distintas ciudades de Estados Unidos continúan las protestas a pesar de la advertencia de Donald Trump, sobre la movilización militar para despejar las manifestaciones.

Cabe señalar que se ha decretado toque de queda en estados como Minneapolis, Seattle, Portland, Denver, Atlanta, Los Ángeles, Cleveland, Columbus, Pittsburgh y Filadelfia.

¿Qué es el toque de queda y como se hace cumplir?

El toque de queda de una ciudad tiene como objetivo proteger la seguridad pública, reducir el daño a propiedad y lesiones personales durante un disturbio civil.  La Ciudad pide a todos sus habitantes que se adhieran voluntariamente al toque de queda para ayudar a proteger la seguridad de una comunidad, es una herramienta para abordar el comportamiento que causó incendios, daños a la propiedad y lesiones personales.

Según CNN el viernes pasado  Trump estuvo en el búnker cerca de una hora  resguardado por el  servicio Secreto, ante las violentas protestas que se sucedían en Washington.

El bunker, recibe el nombre de Centro Presidencial de Emergencias (PEOC) y es una infraestructura construida bajo el ala este de la Casa Blanca donde, en casos de emergencia, el presidente junto a otros empleados del gobierno se pueden refugiar a la vez que mantienen la comunicación con el exterior.

“Soy su presidente de la ley y el orden”

Así se definió este lunes Donald Trump al dirigirse a la nación para abordar la situación de protestas y disturbios que envuelve a Estados Unidos en una profunda crisis social desde hace una semana.

Al día de hoy, adicional al tema del coronavirus, se reclama justicia en torno al racismo en Estados Unidos, donde en al menos en 75 ciudades, se observan protestas tanto pacificas como otras de extrema violencia, saqueos y edificios emblemáticos destrozados.

El primer toque de queda en la Gran Manzana en casi 80 años, se adelanta a las 20:00 horas, después de que el lunes el grueso de la violencia comenzara justo al anochecer.

El día de ayer, cientos de manifestantes se han vuelto a congregar en el centro de Washington, en una protesta pacífica, pero una enorme valla les impidió acercarse a la Casa Blanca, mientras las autoridades prometían reforzar aún más el dispositivo de seguridad.

Las muestras de apoyo de algunos policías de Los Ángeles, Nueva York, Nueva Jersey, Florida, entre otros están captando también la atención de muchos.

Este mismo gesto se hizo extensivo en la policía de Camdem, y en diferentes puntos de Nueva York, como en Times Square, también se pudo apreciar a agentes de policía negros alzar el puño izquierdo en señal de protesta y solidaridad con las manifestaciones antiracistas.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí