Por Francisco Romero

A pesar de que datos oficiales demuestran que el presente sexenio es el más violento del que se tenga registro, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, descartó que en viva “en una burbuja” y descalificó la información que difunde su propia administración federal.

De esta manera, a pesar de que información de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), sostienen que, en promedio, cada día se registran 98 homicidios en el país, mientras que en la administración de Enrique Peña Nieto la cifra osciló en 62, López Obrador afirma que durante su gobierno se han logrado resultados a la vista, por lo que descartó que viva en un universo diferente al que enfrenta el país.

“hemos avanzado; yo tengo otros datos y no es una burbuja, porque no me gusta el autoengaño, eso corresponde a los demagogos y a los hipócritas”, afirmó el político tabasqueño al responder los cuestionamientos del periodista Jorge Ramos en materia de inseguridad.

“Ahora si que, yo tengo otros datos (sonrió López Obrador), respeto lo que dices, no lo comparto y siento que es un interés, un seso para cuestionar a nuestro gobierno; no hay ningún problema porque tenemos nuestra conciencia tranquila”, aseguró.

Sin embargo, lo cierto es que los propios datos del gobierno federal echan a la borda el optimismo de López Obrado, pues si bien la tendencia alcista en incidencia de homicidios dolosos se logró contener a inicios de la presente administración federal, lo cierto es que los datos se mantienen por arriba de los dos mil 900 homicidios al mes, algo que no sucedió en sexenios pasados.

Incluso, al comparar el número de asesinatos reportado en mayo de este 2021 (dos mil 963), resulta mayor a lo reportado al inicio del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador: En diciembre de 2018 se registraron dos mil 892 homicidios, lo que arroja un incremento de 71 casos entre ambas cifras.

“Yo no coincido contigo, fíjate que eso es lo bueno de la democracia, el que podamos discrepar con respeto y con diálogo”, comentó López Obrador al periodista Jorge Ramos, a pesar de que con números y datos absolutos no hay margen para la discrepancia.

El presidente sigue en campaña

En otro orden de ideas, López Obrador reiteró este lunes que se retirará de la política en 2024 y mencionó a seis posibles sucesores de su partido, entre ellos la alcaldesa capitalina, Claudia Sheinbaum, y el canciller, Marcelo Ebrard.

“¿Quién puede sustituirme? Primero tomar en cuenta que va a ser el pueblo el que va a decidir. Del flanco progresista liberal hay muchísimos”, respondió cuestionado por el tema durante su rueda de prensa matutina en Palacio Nacional.

Mencionó explícitamente y en este orden a la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum; al canciller, Marcelo Ebrard, al embajador mexicano ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente; al embajador mexicano en Estados Unidos, Esteban Moctezuma; a la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier; y a la secretaria de Energía, Rocío Nahle.

“Afortunadamente hay relevo generacional”, expresó el mandatario.

López Obrador no mencionó en cambio otros nombres que suenan en las quinielas como el líder de la mayoría en el Senado, Ricardo Monreal, o el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí