Por Alejandro Durán

En línea con el histórico descalabro de 2020, la economía mexicana terminó débil el año pasado, ya que reportó un avance marginal de 0.1 por ciento respecto al mes previo, lo que representó el crecimiento más débil en siete meses.

De esta manera, es evidente que el reforzamiento de las medidas sanitaria (que incluyó suspensión de actividades económicas no esenciales), presionó sensiblemente la economía del país, a tal grado que apenas logró reportar un marginal avance de 0.1 por ciento, con base a datos ajustados por estacionalidad.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el comportamiento de la economía, medido a través del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), durante diciembre pasado, fue resultado del avance de 0.4 por ciento que reportaron las actividades terciarias y el repunte de 0.1 de las secundarias, mientras que las primarias disminuyeron -4.3 por ciento respecto al mes previo.

De acuerdo con datos originales (sin estacionalizar), el IGAE reportó una contracción de 2.7 por ciento a tasa anual durante diciembre pasado, derivado de las disminuciones de -3.1 y -2.1 por ciento que mostraros las actividades terciarias y secundarias, respectivamente. Las primarias crecieron apenas 0.9 por ciento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí