Redacción

Ante los embates que implica la peor crisis económica del último siglo, la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), propuso que para el 2021 el incremento a los salarios mínimos sea en línea con la inflación esperada para el próximo año, es decir, en alrededor de cuatro por ciento, por lo que el rango para dicho pago debería ir de los 128 a los 135 pesos.

“Nuestro compromiso de poner al trabajador al centro de la política salarial permanece. Por ello, proponemos que el salario mínimo en 2021 se ubique en un rango entre 128.15 y 135.83 pesos, lo que protegería su poder adquisitivo sin generar mayores presiones al empleo. Esto implicaría como mínimo un aumento correspondiente a la inflación (4 por ciento) y como máximo un monto de recuperación entre 4.31 y 7.31 pesos aunado al aumento correspondiente a la inflación (4 por ciento)”, apuntó el sindicato patronal.

Por medio de un reporte, el organismo encabezado por Gustavo de Hoyos recordó que en México  están por iniciar las discusiones tripartitas para establecer el nivel que tendrá el Salario Mínimo General en 2021.

“Después de dos años de pleno consenso entre el gobierno, sector obrero y sector patronal, logramos que el salario mínimo fortalezca su valor y supere la línea de bienestar individual”, consideró.

En ese sentido, recordó que desde 2016,  de forma inédita con respecto a otras organizaciones patronales del mundo, COPARMEX exhibió la necesidad de una Nueva Cultura Salarial que ponga al centro del debate al trabajador.

“A partir de ahí, hemos logrado una serie de aumentos anuales al salario mínimo que han recuperado su poder adquisitivo, mismo que había perdido cerca del 65% de su valor en las últimas cuatro décadas. Con el aumento de 2020, logramos superar en 17% la Línea de Bienestar Individual definida por el CONEVAL”, destacó.

Incluso, afirmó que dichos incrementos, además permiten que ningún trabajador formal estuviera en condición de pobreza, lograron romper con paradigmas que habían estancado a nuestra política salarial. Los aumentos no generaron efectos inflacionarios. A pesar de los aumentos del 16 y 20 por ciento en 2019 y 2020, la inflación se mantuvo, en promedio, por debajo del objetivo del Banco de México. Más aún, no se registraron distorsiones en el mercado laboral como el efecto faro o aumentos en la informalidad.

Sin embargo, advirtió que actualmente el país enfrenta un panorama que obliga a hacer una reflexión crítica sobre el camino que debemos de seguir en el corto plazo.

“Estamos experimentando lo que pudiera ser la peor crisis del último siglo. Las restricciones sanitarias, sin algún apoyo fiscal por parte del gobierno federal, se han traducido en el cierre de empresas, deterioro de las condiciones laborales y caída en los ingresos familiares”, afirmó.

Por ello, el sindicato patronal consideró oportuno que la actualización del salario mínimo vaya en función de la inflación esperada para el próximo año, con el objetivo de proteger el ingreso de los trabajadores y al mismo tiempo proteger las fuentes de empleos.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí