A propósito del Día Internacional del Libro, donde ferias, reuniones y eventos han dejado de ocurrir por el aislamiento físico, mantengamos los hilos que impidan que este aislamiento también sea social.

En tiempos de pandemia, la lectura es un antivirus sin daños colaterales. Bálsamo bendito ante una realidad azarosa desatada por una plaga invasiva y asfixiante de la cotidianeidad.

Retomar la maravillosa costumbre de la lectura en este momento -donde lo habitual se ha vuelto peliagudo por el encierro-, es semilla de un regreso a “cierta normalidad”, arropado de elementos para el análisis colectivo.

Para quienes nos identificamos con el proyecto histórico de la 4ª Transformación, se presenta una oportunidad para encontrar, adentrase o revisitar, según sea el caso, algunas lecturas que fueron trazadas desde el corazón de la resistencia, durante el quehacer ciudadano que construyó las condiciones de posibilidad para un cambio de régimen. Claro, leeremos en la medida que nuestra situación económica y personal ante la crisis lo permita.

La mejor manera de ser opositor es ser historiador. Proponemos un recorrido por cinco obras que narran, profundizan y abrevan el movimiento que desde hace un cuarto de siglo ha encabezado el actual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Quienes somos afines o aliados de ruta retomaremos importantes fuentes documentales y quienes tienen legítimas críticas, observaciones y disensos podrán ubicar en justas dimensiones las contribuciones puntuales de nuestra corriente de pensamiento político.

Decía Ernesto Sábato: “Y entonces, habiendo sido privados de la cercanía de un abrazo o de una mesa compartida, nos quedaran “los medios de comunicación”. Así los “medios masivos de comunicación” entrecomillados parecerían la única opción, pero no, en complemento, habría que pensar que también en el medio por excelencia para recuperar nuestro humanismo, la palabra escrita, las letras. La literatura por definición es resistencia.

En la búsqueda de clarificar hacia dónde vamos es fundamental saber de dónde venimos. En esta propuesta arbitraria, como son todas las listas, exponemos en vitrina al lector cinco libros que sintetizan la inspiración, gestación, desarrollo e ideario del movimiento obradorista. Una brújula para un horizonte contaminado e incierto.

1.López Obrador, los comienzos de Paco Taibo.

Este breve pero entrañable material data de los años noventa, pero fue reeditado en 2012. Recupera los desafíos iniciales de AMLO en aquel tiempo al régimen del PRI-Gobierno, en su natal Tabasco.

Es el andar a ras de tierra para convocar a los suyos a organizarse para mejorar las condiciones de vida.

Es un reportaje que se convierte en una pieza histórica de gran calibre, desde el seno del trópico subyacen historias de campesinos, excluidos, indígenas chontales. Ese mundo donde Pemex prosperaba enriqueciendo unas cuantas manos en detrimento de un pueblo inmensamente pobre. La gesta contra los caciques todopoderosos, y la génesis de la visión política de AMLO edificada en el compromiso auténtico con la organización de base.

Inicia Taibo su narración:

“A mediados de los años noventa le propuse a Luis Javier Solana, que coordinaba la sección editorial de El Universal, hacer un reportaje (en dos o tres entregas) sobre lo que sucedía en Tabasco, de alguna manera, el conflicto más duro que se estaba produciendo en México: Bloqueos de carreteras contra los abusos de Pemex, un enfrentamiento postelectoral, contra el fraude que llevó al gobierno local a Roberto Madrazo (de ingrata memoria), campesinos encarcelados, una movilización social permanente, que tenía a la cabeza a un personaje que empezaba a sonar fuerte dentro de las filas de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador y que para el universo chilangocéntrico era poco conocido. Me respondió entregándome de inmediato un boleto de avión…”

De esas primeras historias de resistencia ante un poder político-económico que en el caso de Tabasco era omnipresente y todo poderoso, surge el espíritu y la mística de cambio que recorre la Patria en su tránsito al siglo XXI.

2.AMLO: Vida privada de un hombre público de Jaime Avilés.

Obra que data de 2012, es presentada en su prólogo por Jorge Gómez Naredo y César Huerta:

“Este libro, además de ser uno de los ejemplos más importantes del periodismo narrativo mexicano, es también un retrato de uno de los personajes más importantes en la historia de México: Andrés Manuel López Obrador. Pero no desde las fórmulas fáciles, de perfiles mal logrados, mal planteados, mal investigados y/o desinformados. No, la historia que cuenta Jaime es la historia desde lo cercano y lo humano, desde la forma en cómo se fue conformando el liderazgo mexicano más importante de la segunda mitad del siglo XX, y seguramente de la primera mitad de la centuria XXI.”

Jaime Avilés partió en 2017, fue un cronista, articulista y escritor, participe de la historia desde su trinchera “Desfiladero” en La Jornada, protagonista directo del movimiento obradorista al articular el Lado Izquierdo Opositor (LIO), que en 2005 y 2006 activó propuestas ciudadanas contra el desafuero de AMLO y en la disputa contra el fraude electoral que llevó al poder al espurio Felipe Calderón propició diversas acciones de resistencia civil pacífica.

3. AMLO, con los pies en la tierra de José Agustín Ortiz Pinchetti

Este libro publicado en 2018, tiene dos grandes virtudes, un recuento de la trayectoria de López Obrador desde sus primeros pasos en Tabasco hasta el sexenio de Enrique Peña Nieto, y en especial la recuperación de los tres mentores teóricos de AMLO, el historiador Daniel Cosío Villegas, el politólogo Enrique González Pedrero, y el poeta Carlos Pellicer.

Carlos Pellicer escribió: “Gracias por los cielos de indiferencia y tierras de amargura que tanto y mucho fueron. Gracias por las desesperaciones, soledades.”

Por su parte en el párrafo final de La crisis de México, nos recuerda Ortiz Pinchetti que Cosío Villegas expresó: “El único rayo de esperanza –bien pálido y distante, por cierto- es que de la propia Revolución salga una reafirmación de principios y una depuración de hombres”. En estas claves intelectuales se desarrollan las tesis de la regeneración nacional.

4. Crónica de la victoria de Fabrizio Mejía Madrid

Dividida en tres actos y un epílogo, quizá no hay obra que describa mejor todos los acontecimientos que se condensaron en el fenómeno político de 2018, el huracán electoral del hartazgo que definió la que quizá sea una última y profunda esperanza por restablecer el Estado- Nación destruido por los neoliberales.

Dice Mejía Madrid:

“La resistencia colectiva al individualismo neoliberal –el que ve en todos los demás un competidor al que hay que derrotar- contiene ese registro de patriotismo como la idea de que existimos sólo en relación de los demás.

A su vez, esa resistencia colectiva se recapitula en esta obra, desde esos pasajes iniciales de la tenacidad obradorista, cuando la respuesta autoritaria a la legendaria toma de pozos petroleros tras numerosos agravios comunitarios, fue la represión:

“Tras el desalojo, en que López Obrador recibió por primera vez en su vida política un macanazo en la cabeza, se produjo un choque entre las fuerzas de seguridad y los campesinos e indígenas de Nacajuca –dispersados con toletes y gases lacrimógenos- que produjo bajas de ambos lados…” De la represión a la lucha inicial, al peregrinar permanente por la esperanza, no hay quien haya recorrido el México profundo como AMLO y se haya obstinado en remontar toda adversidad para arribar a la victoria.

5. Las raíces del Movimiento de Regeneración Nacional, antecedentes, consolidación partidaria y definición ideológica de Morena de Héctor Alejandro Quintanar.

Este libro significa la historiografía de Morena, es un documento bien sustentado metodológicamente. El autor revisó minucioso las fuentes primarias y secundarias para una narrativa puntual de la gestación de la fuerza política emergente que logró por primera vez el poder político federal para la izquierda. Datos, personajes, episodios, planteamientos, acuerdos, listados, anexos y todo el entramado útil al lector para una cimentación del nuevo bloque que lucha por la hegemonía política.

En conclusión, la obra de Taibo es el cultivo social (ya desde entonces se acusaba a AMLO de “hablar despacio”); la de Avilés es la revisión personal e íntima del dirigente; la de Ortiz Pinchetti es la ponderación de la trayectoria en función del asidero intelectual con raíces tabasqueñas; la de Mejía Madrid es el acompañamiento e irrupción cívica en la trayectoria, etapas de lucha, derrotas y victorias; y la de Quintanar es una radiografía referencial de la bases políticas e históricas del movimiento obradorista. Son obras fundamentales, que consignan una de las fortalezas del proyecto: la permanente revisión de su legitimidad en la congruencia entre teoría y praxis. El obradorismo es resistencia. Leer es resistir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí