Por Alejandro Durán

A pesar de la reanudación de las actividades económicas, la incertidumbre prevale en el sector productivo del país, pues tanto por los efectos de la crisis sanitaria como por las políticas públicas implementadas por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, la inversión privada cayó 21.2 por ciento a tasa anual durante julio, con lo que ligó 18 meses a la baja.

Por lo anterior, el indicador acumuló una contracción de 21.4 por ciento a tasa anual durante el periodo comprendido de enero a julio de este año, lo que representa la peor racha desde la observada en el marco de la Crisis del Tequila de 1995.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), resultó que la baja de 21.2 por ciento que registró la Inversión Fija Bruta (IFB), que representa los gastos realizados en maquinaria y equipo de origen nacional e importador, como los de construcción, fue resultado de los comportamientos negativos que reportaron sus dos principales componentes.

De esta manera, mientras que la inversión en construcción cayó 23.7 por ciento en el séptimo mes del año, los destinados en el rubro de maquinaria y equipo bajaron 18 por ciento.

En su comparativo mensual, resultó que la IFB alcanzó un avance de 4.4 por ciento de junio a julio de este año, derivado del avance de 1.1 y 11.1 por ciento que anotó la inversión en la construcción y así como en el rubro de maquinaria y equipo, respectivamente, de acuerdo con datos ajustados por estacionalidad.

Al respecto, Jorge Gordillo Arias, director de Análisis Económico de Ci Banco, explica que el avance mensual de 4.4 por ciento implica una desaceleración en la inversión privada, pues un mes antes había alcanzado una recuperación de 20.1 por ciento, lo que evidencia la incertidumbre que enmarca a los tomadores de decisiones al momento de ejecutar una inversión.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí