Por Diana Domínguez

De aprobarse las iniciativas para incrementar el impuesto al consumo de productos industrializados considerados de alto contenido calórico se ponen en riesgo alrededor de un millón y medio de empleos en el sector comercio del país, advirtió el Consejo Nacional para el Desarrollo del Comercio en Pequeño (ConComercio).

Gerardo Cleto López Becerra, miembro del organismo, alertó sobre la amenaza en diversos estados del país de impulsar los marcos regulatorios que prohiben la venta de esos productos, pese a que se detuvo la iniciativa.

Dijo que de avanzar la prohibición de la venta, regalo o suministro de estos productos para menores de 18 años se tendrán legislaciones que afectan al pequeño comercio -además de Oaxaca y Tabasco en donde ya fueron aprobadas-, en Colima, Sinaloa, Jalisco, Morelos, Hidalgo, Nuevo León, Baja California y Baja California Sur, Zacatecas, Aguascalientes, Estado de México, Durango, Chihuahua, San Luis Potosí, Guanajuato, Guerrero, Puebla, Tamaulipas y la Ciudad de México.

López Becerra advirtió que la prohibición no alcanzaría únicamente para los giros de abarrotes y misceláneas, también implicaría a dulcerías, taquerías, torterías, negocios de comida rápida, fondas y restaurantes, entre los principales.

Por ejemplo, para el sector de abarrotes, misceláneas y ultramarinos que a nivel nacional conforma más de 628 mil 451 establecimientos, la venta de refrescos, saborizantes, bebidas energéticas embotelladas, frituras, galletas, dulces, chocolates y pan dulce son productos que representan entre el 40 y 70 por ciento de la venta.


“No sobra decir que la comercialización de estos productos puede constituir más del 80 por ciento de las ganancias con lo cual podemos dar empleo de uno a tres trabajadores quienes ganan su salario de una forma honesta y legal”, advirtió.

Llamó la atención en el hecho de que esta iniciativa que busca prohibir la venta de productos llamados de alto contenido calórico y que ha sido públicamente respaldada por el Subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, tomó “mágicamente” fuerza a mediados del pasado mes de agosto cuando México llegó a los peores escenarios previstos por la afectación de la pandemia del COVID-19.

La ConComercio hizo un llamado a los legisladores de todos los partidos y corrientes políticas para que no se dejen confundir; no impulsen por consigna iniciativas de leyes “chatarra” que afectan al pequeño comercio establecido y que sólo distraen a la opinión pública de los grabes problemas del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí