Por Francisco Romero

Fiel a su convicción de que no pueden ni deben existir pensamientos diferentes a los que él considera, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, volvió a arremeter en contra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), al considera que dicha institución ha funcionado como “el Castillo de la Pureza” por no investigar y sancionar a jueces.

Y lo anterior, luego de que el juez, Juan Pablo Gómez Fierro, frenara, por el momento, la aplicación de la reforma eléctrica que impulsó el presidente López Obrador, al otorgar una suspensión provisional a una empresa privada.

En este sentido, el tabasqueño agradeció al presidente de la SCJN, Arturo Saldivar, por haber aceptado su queja para investigar al juez que concedió la suspensión provisional de “manera veloz, como pocas veces que la justicia es expedita”.

“Antes el Poder Judicial era el Castillo de la Pureza, porque nunca se castigaba a un juez, magistrado o a un ministro, pero ahora en esa nueva etapa del Poder Judicial ha iniciado un proceso de renovación”, consideró.

Asimismo, López Obrador acusó en días pasado al ex ministro José Ramón Cossío de estar a favor de casos en donde se atenta en contra, según él, del desarrollo socia y económico del país.

El fin de semana, el ministro en retiro, José Ramón Cossío, señaló que las acusaciones que hizo López Obrador en su contra son afirmaciones descontextualizadas y parciales, y advirtió que le preocupa la incomprensión del mandatario sobre el Estado de Derecho.

“Escuché lo que el Presidente dijo en su conferencia mañanera; me preocupan sus afirmaciones descontextualizadas y parciales sobre mi persona; pero más aún su incomprensión del Estado de Derecho; los jueces son los garantes finales de la Constitución”, comentó a través de su cuenta de Twitter ayer por la mañana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí