Redacción

Durante el último año, la industria fintech ha tenido un despliegue significativo a nivel mundial debido a la contingencia sanitaria y a la entrada de nuevos integrantes en el sector, lo que ha hecho más dinámico el mundo digital financiero. El Informe de Aplicaciones Móviles de Finanzas 2020 de las compañías de analytics Liftoff, Adjust y App Annie, reveló que las plataformas fintech han crecido un 20% a nivel mundial y un 50% en México, colocándolo tan sólo detrás de Brasil, que encabeza el sector en Latinoamérica.

A estas cifras se suma que las Pymes han conseguido más de mil millones de pesos en financiamiento a través de las fintech (SHCP), y han encontrado soluciones para resolver desafíos como créditos, digitalización de procesos y user experience. El mundo del financiamiento ha encontrado en la digitalización cuantiosos beneficios: revolucionar la experiencia del cliente, mejorar su eficiencia, gestionar de manera más rápida y transparente, y controlar los procesos de papeleo de forma segura y en tiempo real.

Un buen ejemplo es Factor Express, SOFOM (Sociedad Financiera de Objeto Múltiple) especializada en capital de trabajo para Pymes a través de productos de factoraje, crédito y arrendamiento. La empresa, que forma parte del Top 5% de Sofomes más grandes de México, logró digitalizarse en tan solo 7 días con ayuda de Expediente Azul: el resultado fue un full digital onboarding, desde captación, perfilamiento, conexión con CRM (Customer Relationship Management), e integración de expediente.

Debido a que la figura de SOFOM se ha posicionado como el intermediario financiero no bancario al que acuden seis de cada 10 pequeñas y medianas empresas (Pymes) para obtener su primer crédito, para Factor Express era vital digitalizar sus procesos de originación, perfilamiento e integración de expediente, además de modernizar sus métodos en otras áreas.

“Expediente Azul llegó a nosotros, dentro de una iniciativa de gremios empresariales, para resolver dos problemas de fondo: proceso y user experience. En el tema de proceso, nos ayudó desmitificar la creencia de las Pymes de que es obligatoria la figura del contador y un poder centralizado para iniciar un proceso de crédito, porque ahora todo es a través de la Nube. En cuanto al user experience, su implementación tecnológica nos dio un look and feel más amigable y dentro de la vanguardia del mundo fintech, explica Enrique Presburger, CEO de Factor Express.

Debido a que en México existe la cultura del trámite y la idea de que el contador debe ser el puente que comunica a la Pyme con el prestador de servicio financiero, se ralentizan los procesos y muchos clientes abandonan, convencidos de que está tomando mucho tiempo. Con plataformas tecnológicas como Expediente Azul se digitalizan y sistematizan ciertos pasos, lo cual aporta al proceso mayor eficiencia, rapidez y transparencia.

Al ser un proceso en la Nube, se terminan los tropiezos y se reducen los errores humanos: todos los archivos requeridos están ahí, no hay pérdidas y existe un seguimiento en tiempo real; es posible saber claramente qué documentos se tienen y cuáles hacen falta, mediante una liga a la que tienen acceso el cliente y el prestador del servicio financiero. De esta manera, los procesos se simplifican casi a un solo click y hay una mejor organización de documentos.

La digitalización le dio a Factor Express resultados en su equipo operativo: redujeron por lo menos un 30% su tiempo de trabajo, lo que le dio mayor tiempo productivo a sus colaboradores. Además, generó menos desgaste entre el cliente y la empresa, y ayudó a depurar procesos y filtrar clientes.

Otro factor que resultó fructífero fue el costo-beneficio. La Sofom asegura que implementar una tecnología financiera en sus procesos le representó una inversión de quizá el 0.1% de los créditos otorgados. “Todo el mundo tiene el espejismo de que hablar de sistemas es hablar de mega sistemas, el lugar común es pensar que utilizarás el súper sistema robusto, cuando en realidad se trata de implementar micro procesos y recurrir a varios sistemas que automaticen varias áreas. Por eso estas techfin especializadas como Expediente Azul debemos de tomarlas para lo que son, y como empresa ser responsable de crear tu propio ecosistema de desarrolladores de sistemas. Así resulta costeable, contrario a si aspiráramos a automatizar toda la empresa”, explican en Factor Express.

Con este caso de éxito en el bolsillo, y reuniendo lo mejor de dos modelos de negocio en vanguardia – fintech y Sofomes -, la digitalización ha llegado para revolucionar la cultura del emprendimiento, las Pymes, e incluso, la transparencia y regulación de procesos financieros. De esta forma, la economía se vuelve más dinámica y horizontal.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí