Por Alejandro Durán

La economía mexicana comenzó mal este 2021, pues durante enero pasado el Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), reportó una caída de 4.4 por ciento a tasa anual, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

De esta manera, de acuerdo con el indicador que plantea proyecciones sobre el desempeño de la actividad económica del país, todo apunta a que el Producto Interno Bruto (PIB), podría acumular otro trimestre con números negativos, pues en febrero se verá afectado por el paulatino repunte de las actividades por el semáforo epidemiológico y los efectos por la suspensión en el suministro de energía eléctrica.

En ese sentido, Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Banco Base, considera oportuno estar pendiente del resultado que arrojen los indicadores de la economía correspondientes al primer trimestre del año, los cuales serán determinantes para proyectar el desempeño hacia el resto del 2021.

“Si bien durante febrero los nuevos casos de coronavirus comenzaron a bajar gradualmente, se espera un golpe adicional en la actividad económica, pues la tormenta invernal que azotó a Texas y al norte de México ocasionó un desabasto de luz eléctrica y gas natural, afectando a millones de hogares y empresas. La magnitud del impacto se conocerá hasta la próxima publicación del IOAE y con mayor precisión hasta finales de abril, con la estimación oportuna del PIB del primer trimestre del 2021”, comentó.

El Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), permite contar con estimaciones econométricas muy oportunas sobre la evolución del IGAE. Así, mientras que el IGAE y sus actividades económicas se dan a conocer aproximadamente 8 semanas después de terminado el mes de referencia, el IOAE presenta sus estimaciones apenas tres semanas después del cierre del mes, adelantadas en 5 semanas a la salida de los datos oficiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí