Redacción

A pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador sostiene que los precios al consumidor final se mantienen estables, lo cierto es que el país enfrenta una espiral inflacionaria y muestra de ello es que tan sólo en marzo los alimentos y servicios aumentaron 6.31 por ciento a tasa anual, mientras que los energéticos repuntaron 14.55 por ciento, denunció la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC).

En ese sentido, la organización reveló la variación de precios de los productos de la canasta básica de consumo obligado obtenido de un sondeo que realizó del 15 marzo al 15 de abril en la Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Nuevo León, Guanajuato, Tlaxcala, Tabasco, Hidalgo y Querétaro, y en donde se identificó que los productos que más variaron su precio fueron e jitomate (57.14 por ciento); aguacate (30.73); papel higiénico (15.57); pasta de dientes (15.29), chile (15.25); naranja (11.21); huevo (8.89 por ciento); entre otros.

“La espiral inflacionaria mantiene su tendencia al alza debido en gran medida al elevado costo de los energéticos en México, encareciendo el suministro y abasto de los productos al mercado. El aumento del gas LP de 5.21%, de la gasolina magna de 2.94% y la amenaza latente de mayores incrementos a la energía eléctrica son factores que han catapultado la elevación de los precios de los productos y la carestía de la vida en México”, comentó Cuauhtémoc Rivera, presidente de ANPEC.

El dirigente de la organización agregó que en las ultimas dos décadas, el reto de las autoridades mexicanas del país ha sido la de mantener la inflación en alrededor de tres por ciento anual. Sin embargo, alertó que en el último año de la pandemia la inflación se ha disparado y en este último mes alcanzó 6.35 por ciento en los precios de los alimentos; sin embargo, “en las calles esta cifra es mayor. Los precios de los productos de consumo obligado son los que se han venido elevando constantemente”.

“Este entorno económico cada vez más adverso para la economía de las familias mexicanas ha provocado una caída de su consumo y en la calidad de los productos que adquieren. Cada día son más a los que no les alcanza para comprar los productos de la canasta básica; cada vez es peor su alimentación y de mala calidad”, afirmó Cuauhutémoc Rivera.

Dijo que en sus últimos de sondeo de mercado que la mayoría de la población está enfrentando una crisis alimentaria de alto impacto, de graves consecuencias sociales, poniendo en riesgo la gobernabilidad democrática del país.

El empresario afirmó que a más del 65 por ciento de la población no le alcanza para comprar los productos de la canasta básica; se requieren de políticas públicas que mitiguen esta dolorosa problemática social que orilla a muchos mexicanos a padecer hambre y desnutrición.

“A menos de 2 meses de los comicios intermedios del 2021, que marcarán el rumbo y derrotero del país para los próximos años, estos flagelos, la inflación y la pandemia se convertirán en el fiel de la balanza del voto 2021. De acuerdo a cómo evolucionen estos 2 factores en los próximos meses se definirá el ánimo social de cara a las elecciones. Todo parece indicar que la escalada inflacionaria y los estragos de la pandemia seguirán haciendo de las suyas en lo que resta del año” finalizó Rivera.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí