Red de corresponsales

Los estragos de la contingencia sanitaria en el cierre de empresas y despidos dispararían hasta un 20 por ciento la economía informal en el estado, opinó el especialista de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Jorge Canché Escamilla.

“Cada día se puede ver más vendedores ambulantes en Mérida y municipios del interior del estado, pues la gente está vendiendo cualquier clase de productos con tal de tener algo de dinero para comer”, explicó el también docente de la Facultad de Economía de la máxima casa de estudios de la entidad.

Canché Escamilla dijo que si ya de por sí la informalidad acaparaba el 58 por ciento de la economía de Yucatán, con la pandemia el porcentaje aumentaría hasta 15 o 20 puntos porcentuales.

“Es notorio el número de personas que están vendiendo alimentos, productos de todo tipo por internet y también casa por casa, lo que significa que será muy difícil la recuperación de estos empleos”, advirtió.

El especialista de la UADY argumentó que será importante que gobierno e iniciativa privada se pongan de acuerdo para salvar al mayor número de empresas posible para evitar que esto crezca a una situación aún más crítica e incrementen los índices de delincuencia.

“La situación no es fácil, muchas personas que han perdido su empleo, también se quedaron sin seguridad social, por lo que tienen que recurrir a los préstamos de dinero y créditos que agudizarán las exigencias económicas de una familia”, señaló.

Agregó que las previsiones apuntan a una recuperación a partir de 2021, pero la sociedad yucateca no podrá aguantar tanto.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí