Por Diana Domínguez Galván

La industria automotriz en México acumuló 38 meses de resultados negativos en ventas, después de que en agosto pasado, la comercialización de vehículos registró una caída de 28.7 por ciento con 77 mil 092 unidades, según las cifras reportadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Esta cifra se ubicó 4.96 por ciento por debajo de la expectativa que para el octavo mes del año tenía la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (Amda), lo que de acuerdo con el director general adjunto del organismo, Guillermo Rosales Zárate, confirma la gravedad de la crisis por la que atraviesa la industria.
“El registro del mes de agosto confirma la gravedad de la crisis que atraviesa el mercado automotor mexicano, que registra 38 meses con resultados adversos desde julio de 2017 y que la pandemia ocasionada por el COVID-19 ha recrudecido”.
Asimismo se confirmó que el punto más bajo de la actual crisis ocurrió en el mes de abril cuando se vendieron sólo 34 mil 903 vehículos ligeros nuevos.
La buena noticia es que se consolidó la tendencia de recuperación lenta del mercado a partir del mes de mayo, respecto del punto de mayor caída de abril. Sin embargo, en el mes de agosto se observó una desaceleración de la recuperación respecto del mes anterior, toda vez que se tuvo un incremento de sólo cuatro mil 195 (5.75 por ciento) unidades lo que contrasta con el alza de 10 mil 060 unidades observadas en julio versus junio (16 por ciento).
Rosales Zárate señaló que estos datos permiten vislumbrar que la curva de recuperación de la demanda de vehículos ligeros nuevos en México será lenta, manteniendo en AMDA la expectativa de una caída superior al 27 por ciento en 2020 en comparación con el año pasado, bajo una situación inercial en al ámbito macroeconómico y social.
De acuerdo con cifras recientes de confianza empresarial manufacturera al mes de agosto, se observa un retroceso de 1.6 por ciento con respecto al mes inmediato anterior, que contrasta con la recuperación observada en julio con respecto a junio, que fue del orden de 4.7 por ciento.
En la comparativa anual, el indicador continúa en zona negativa con una disminución de 22.6 por ciento, mientras que en el rubro manufacturero de equipo de transporte, el retroceso fue aún mayor presentando una caída anual 29.4 por ciento y de 1.5 plor ciento contra mes inmediato anterior, similar contraste con el avance presentado en julio que fue de 5.6 por ciento.

Este indicador plantea un panorama complejo hacia cierre del año, con la disminución de confianza empresarial en cuanto al entorno económico futuro del país y de las empresas.
En el panorama de riesgos se contempla como factores que pueden impulsar un mejor proceso de recuperación del mercado automotor el que se generalice la autorización para abrir los pisos de venta y disminuyan las restricciones de operación y movilidad social impuestas para enfrentar la contingencia sanitaria y que las expectativas de los consumidores mejoren y se logre revertir el desempleo ocasionado por la pandemia.
En sentido adverso se contemplan como factores negativos un rebrote de COVID 19 que pudiera restringir las actividades económicas y la movilidad social, profundización de los efectos de la crisis económica en el cierre de empresas, desempleo y desconfianza empresarial.
En este mismo sentido es relevante que no haya un debilitamiento grave de los mercados crediticios como consecuencia de la insolvencia de los deudores, ya que condiciones adversas a la autorización de créditos automotrices debilitaría aún más la comercialización de los mismos.
Los datos acumulados en el periodo enero a agosto fueron de 586 mil 410 unidades, es decir 31.4 por ciento menos que lo comercializado en el mismo periodo de 2019.

Respecto al mes anterior el resultado de agosto incrementó 5.75 por ciento, ya que en julio se comercializaron 72 mil 897 unidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí