Por Alejandro Durán

A pesar del gradual reinicio de las actividades productivas en el país por la emergencia sanitaria, la actividad económica del país se mantiene en niveles similares a los observados en 2013.

Y lo anterior, porque medido a través del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la economía del país reportó en julio un volumen físico de 102.15 unidades, es decir por debajo de los niveles alcanzados en 2014, cuando en el séptimo mes de ese año reportó 104.14 puntos. En otras palabras, se mantiene en los niveles registrados en 2013.

De esta manera, para dimensionar el tamaño del impacto que representó el COVID19 y el plan de acción del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador en la economía mexicana, cabe mencionar que el volumen físico de la economía en noviembre de 2018 (previo al inicio del presente sexenio), alcanzó un máximo histórico de 117.68 puntos, mientras que en julio pasado bajó a 102.15, es decir, 15.53 puntos.

No obstante, cabe mencionar que en mayo se desplomó a 87.99 puntos (el nivel más bajo para un mes similar desde el año 2005), por lo que el descenso desde el pico máximo en noviembre de 2018 fue de 26.69 unidades.

Al analizar el balance del indicador, resultó que el IGAE reportó una caída a tasa anual de 9.84 por ciento durante julio pasado (con lo que ligó siete caídas consecutivas), derivado de la caída que reportaron las actividades secundarias y las terciarias de -11.3 y -10.1 por ciento, en ese orden. Las primarias repuntaron 11 por ciento.

En su comparativo mensual, resultó que el indicador comienza a mostrar señales de recuperación, al avanzar 5.7 por ciento respecto a junio, derivado del empuje que provocaron los avances de 13.9, 6.9 y 4.6 por ciento que reportaron las actividades primarias, secundarias y terciarias, respectivamente, con base a datos ajustados por estacionalidad.

Bajo dicho escenario, Jorge Gordillo Arias, director de Análisis Económico de Banco Base, explica que si bien el IGAE comienza a mostrar señales de recuperación, lo cierto es que todavía se mantiene en mínimos históricos, por lo que se mantiene firme la expectativa de que la economía mexicana en su conjunto reporte este año su mayor descalabro en 80 años.

“Ambas variaciones implican cierto grado de recuperación de las actividades económicas del país, conforme se redujeron las medidas de confinamiento y son consistentes con nuestra expectativa de contracción del PIB para todo el 2020 de 9.5 por ciento”, comentó.

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) permite conocer y dar seguimiento a la evolución del sector real de la economía, en el corto plazo, proporcionando valiosa información para la toma de decisiones. Su cobertura geográfica es nacional y alcanza una representatividad del 94.7 por ciento del valor agregado bruto del año 2013

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí