“El duelo es un proceso, no un estado” : A Grant

El fallecimiento de un ser querido es un tema que debe tratarse con la importancia que se merece. Además de doloroso y triste para los deudos, el no poder realizar el ritual de despedida causa un vacío que difícilmente puede ser superado. 

Sin contar con asesoría especializada, la gente vive el duelo a su manera, provocando un dolor aún más fuerte e incontenible.

En Reporte32mx, le presentamos la siguiente investigación sobre los procesos de un duelo.  

Al duelo se le conoce como un proceso adaptativo, necesario y saludable que experimenta una persona ante la pérdida de un ser querido. Este proceso de duelo no sólo está relacionado con el fallecimiento, también incluye, las rupturas de pareja, rupturas laborales, la crisis emocional que vivimos por la pandemia, la pérdida de nuestro trabajo o de nuestras rutinas diarias.

El duelo presenta diversas etapas:

Negación: Negamos la realidad de lo ocurrido. 

Ira: Aparece cuando tomamos conciencia de la pérdida, se buscan responsables, por lo que pueden aparecer también sentimientos de culpabilidad.

Negociación: Esta fase está relacionada con la ilusión por recuperar la pérdida.

Depresión: Previo a la aceptación. Es cuando nos damos cuenta de que esa persona no está y no podremos volver a verla. En este momento sentimos que no vamos a poder soportar el dolor y la falta.

Aceptación: Aceptamos la pérdida y poco a poco vamos recuperando nuestra vida y rutinas habituales.

¿Qué se puede hacer si se está en esta situación?   

Pedir lo que necesitamos a la gente más cercana es muy importante. El aislamiento dificulta darse cuenta que se necesita a la otra persona. Expresarlo abiertamente ayuda bastante.

Aprovechar las formas de comunicación a nuestro alcance. Hablar con las amistades y familiares para contar lo que nos está doliendo, nos ayudará a tomar conciencia de nuestra pérdida y aceptarla como real. 

Cada persona elige con qué recurso de los mencionados anteriormente (teléfono, mensajes de voz o escritos y video llamadas) se siente más cómoda, así como el momento en que desea hacerlo.

Se puede hacer un ejercicio: Reconocer lo que sentimos. Para ello vamos a identificar cuáles de estas emociones tenemos, e incluso añadir alguna más y hacer nuestra propia lista. Es conveniente hablar de ellas y también de qué pensamientos las acompañan. Las más frecuentes son: TRISTEZA, TEMOR, E IRA.

Intentar buscar formas de expresar la indignación y la rabia, permitiendo sacarlas sin hacernos daño ni afectar a otras personas. 

El fallecimiento de un ser querido afecta a todos los familiares y amigos.  Cada familia encuentra sus propias formas de hacer frente a la muerte. Los valores culturales y espirituales, así como las relaciones entre sus miembros influyen en las actitudes y reacciones. Recuperar la estabilidad en el duelo requiere de tiempo. 

En el entorno actual, la muerte durante esta pandemia es doblemente dolorosa debido a que no hay oportunidad de despedirse del ser querido. El ritual del adiós no se lleva a cabo y el duelo queda inconcluso. 

¿Cómo hablar de la muerte de un ser querido a un niño?

La forma en cómo afronta un niño la pérdida de un familiar es diferente a la del adulto, por lo que desde darle la noticia debe tener aspectos importantes a considerar como: 

  • Que la persona quien comunique la noticia sea alguien cercano afectivamente al infante.

 

  • Comunicarlo lo antes posible en un lugar tranquilo y seguro
  • Con un tono de voz suave y cálida.
  • Recordara la persona fallecida sin asociar la enfermedad con la muerte.

Hay que tomar en cuenta que un niño es literal e imaginativo, se entristece y guarda sus emociones (viviendo duelos en solitario) porque los adultos los contienen, por lo que es importante apoyar al niño conforme a su sistema de creencias.

En general este proceso tan intenso y duradero puede provocar muchas limitaciones para las familias que pasaron o pasan esta situación debido al fallecimiento de algún familiar. Es importante buscar ayuda con especialistas ya que brindan un apoyo en este proceso, debido a que cada persona vive los duelos de forma diferente.

Ante estas circunstancias, hay instituciones que brindan apoyo profesional para enfrentar el duelo. El Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México y el grupo funerario J. García López, elaboraron un convenio para atender emocionalmente a quien lo solicite.

Está vigente las 24 horas del día, los siete días de la semana. El chat de confianza que es atendido por psicólogos es el 55 5533 5533.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí