Por Mónica Delgado

La moneda mexicana se debilitó frente al dólar, luego de dos semanas de ganancias, debido al fortalecimiento del dólar ante datos positivos de la economía estadounidense para el primer mes del año que elevaron el apetito por la divisa estadounidense.

Lo anterior aunado al desabasto de energía eléctrica y gas natural en el país, debido a la ola de frío en el norte de México y sur de Estados Unidos, según cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en su Gaceta económica.

El viernes pasado, el tipo de cambio peso-dólar cerró en 20.43 unidades por dólar, su mayor nivel durante el mes de febrero y un aumento semanal de 50 centavos por dólar o 2.5 por ciento más.

A decir de Banco Base, la depreciación semanal del peso es la mayor desde la última semana de enero, cuando el peso se depreció 3.0 por ciento. Es importante notar que en la semana el dólar ganó terreno, con el índice ponderado avanzando sólo 0.1 por ciento, por lo que la fortaleza del dólar no fue el principal determinante de la debilidad del peso.

La depreciación del peso es explicada por factores como la peor tormenta invernal en más de 30 años impactó al estado de Texas, paralizando la actividad económica y la producción y distribución de energéticos.

La menor oferta y los incrementos en precios del gas natural ocasionaron a su vez cortes en el suministro de electricidad en México desde el lunes y a partir del miércoles paros temporales en líneas de producción del sector manufacturero, en particular de la industria automotriz.

De igual forma, hacia el cierre de la semana se elevó la percepción de riesgo con respecto a México por la discusión y probable aprobación de la reforma eléctrica.

Esto se debe a que la reforma puede tener los siguientes efectos adversos: mayores precios de la energía eléctrica, presión sobre las finanzas públicas en caso de que se tengan que dar subsidios, incertidumbre por incumplir con el T-MEC, freno al crecimiento de la inversión extranjera directa y un freno a la recuperación de la inversión fija.

En lo que va de 2021, el tipo de cambio peso-dólar reporta un nivel promedio de 20.02 pesos por dólar y un aumento acumulado de 56 centavos por dólar o 2.8 por ciento más.

Por su parte, el tipo de cambio FIX (que sirve para solventar obligaciones denominadas en dólares liquidables en México) reportó este 19 de febrero un nivel de 20.4222 pesos por dólar, 46 centavos superior al dato observado el 12 de febrero pasado.

Entre enero y febrero, el tipo de cambio FIX registra un nivel promedio de 20.0231 pesos por dólar y una depreciación acumulada de 51 centavos por dólar o 2.6 por ciento más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí