El sindicato más grande de la iniciativa privada en Canadá, Unifor, que congrega a 315 mil trabajadores, instó al gobierno federal a que envíe a observadores canadienses para que supervisen la próxima votación sindical que tendrá lugar en la planta de General Motors (GM) en Silao, México.

Esto, después de que a través del Mecanismo de Respuesta Rápida del Tratado de Comercio México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), EU recomendara la revisión de las condiciones del Contrato Colectivo de Trabajo en la planta y el gobierno de México anunciara el inicio de una investigación.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) instó a llevar a cabo de nuevo las votaciones en un plazo máximo de 30 días.

“Este voto representa un detonante en la lucha por los derechos de los trabajadores en México y Norteamérica,” dijo Jerry Dias, presidente nacional de Unifor que fungió como asesor para el equipo canadiense que negoció las nuevas disposiciones laborales incluidas en el acuerdo comercial del T-Mec, que tenían el objetivo de defender los derechos fundamentales de los trabajadores en México.


Miles de trabajadores automotrices de General Motors que laboran en la planta de camiones en México se están preparando para volver a emitir un voto de autenticación del sindicato que se vio arruinado como resultado de la corrupción y la supuesta interferencia delictiva por parte de su sindicato actual, señaló Unifor en comunicado.

Los informes de las últimas semanas provenientes de México destacan acusaciones relacionadas con la manipulación ilegal de votos, la destrucción de boletas y la intimidación que sufrieron los trabajadores por parte del sindicato de la CTM, que pusieron un alto a la revalidación del voto que aproximadamente 6000 trabajadores en la planta de camiones de GM en el centro de México han anhelado tanto.

De conformidad con las nuevas leyes laborales recientemente aprobadas en México, las cuales se ven reforzadas aún más con las disposiciones estrictas contenidas en el tratado comercial México-Estados Unidos-Canadá (T-Mec), todos los sindicatos en México tienen un plazo de cuatro años para reconocer su certificación a través de votos secretos emitidos en boletas.


Las autoridades mexicanas están pidiendo a GM Silao que realice una segunda votación a más tardar el 10 de junio junto con una investigación delictiva para hacer averiguaciones sobre las acciones perpetradas por la CTM. Unifor considera que el gobierno canadiense debe actuar para dar más respaldo asegurando así un voto libre y justo.

Dias dijo: “El hecho de ofrecerse a enviar una delegación formada por observadores expertos, entre los que se encuentren líderes del sindicato, simboliza una señal de buena fe tanto para el gobierno mexicano como para los trabajadores automotrices mexicanos, haciéndoles saber que Canadá apoya los principios de la negociación colectiva libre. Unifor está listo para cooperar”.

Dias condenó las acciones del sindicato de la CTM, misma que ha sido bastante criticada de ser un sindicato ilegítimo que carece de una representación democrática de los trabajadores a los que afirma que apoya, en una carta que Dias escribió el 5 de mayo a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de México y a Mark Reuss, presidente de General Motors.

Los sindicatos ilegítimos o conocidos como ‘amarillos’ tienen la costumbre de negociar acuerdos en favor de los empleadores en los que los sueldos y las normas laborales se desploman creando así condiciones injustas para los trabajadores canadienses.
En la carta, Dias hizo referencia a las supuestas acciones de la CTM como “aberrantes” y que describen “las peores formas de explotación laboral”.

Dias escribió: “(Las actividades de las que se les acusa) constituyen una actividad ilegal, una infracción a los principios básicos de la democracia sindical y las normas laborales internacionales, así como una violación de los términos contenidos en el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-Mec)”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí