Redacción

Durante febrero, previo a la suspensión de actividades productivas por el COVID-19, la economía mexicana cayó 1.6 por ciento a tasa anual, lo que representó su mayor descenso en 124 meses, de acuerdo con datos ajustados por estacionalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

De esta manera, la economía mexicana, medida a través del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), no había reportado una mayor caída desde el tropiezo de 1.8 por ciento reportado en noviembre de 2009, en el marco de la crisis financiera mundial.

A través de un reporte, el INEGI explicó que la caída que reportó la economía en el periodo en cuestión fue resultado del comportamiento negativo que anotaron sus tres principales componentes:  Mientras que las Actividades Primarias retrocedieron 8.3 por ciento, las Secundarias cayeron 3.5 y las terciarias lo hicieron en 0.3 con relación a febrero de 2019.

En su comparación mensual, resultó que el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) presentó una disminución de 0.2 por ciento en términos reales en el segundo mes de este año respecto al mes previo, con cifras desestacionalizadas.

Por grandes grupos de actividades, las Primarias descendieron 5.7 por ciento y las Secundarias cayeron 0.6; en cambio, las Terciarias crecieron 0.1 por ciento durante febrero de 2020 frente al mes precedente.

De acuerdo con datos originales (sin estacionalizar), el IGAE reportó una caída de 0.6 por ciento a tasa anual, en donde las primarias se desplomaron 8.4, las secundarias 1.9 en tanto las terciarias lograron avanzaron apenas 0.4 por ciento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí