Redacción

La entrada en vigor de las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica “abre paso a una nueva ola de deterioro energético y ambiental que institutos políticos como el Partido de la Revolución Democrática no permitirán”, afirmó Jesús Zambrano Grijalva, Presidente Nacional del PRD. En este sentido, hizo énfasis en que “la reforma eléctrica de AMLO tiene lo necesario para permitir el uso discrecional y corrupto del erario como lo ha estado haciendo Morena desde que se apoderó de la Presidencia de la República”.

Los cambios hechos a la legislación fueron aprobados por Morena siguiendo al pie de la letra los intereses del presidente López Obrador, las bancadas de su partido en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República aprobaron su propuesta sin modificar ni una sola coma. Así, la intención directa del titular del Ejecutivo Federal fue quitar candados importantes que regulaban a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la cual es manejada por su aliado y protegido político, Manuel Bartlett.

Una de las principales condiciones que garantizaban la transparencia financiera en la CFE era la compra a través de subastas; este modelo aseguraba que el Estado mexicano adquiriera la energía que le resultara más barata entre la oferta de empresas productoras. Sin embargo, ahora que esta regulación ha sido revocada por Morena, se podrá optar por la electricidad de cualquier planta o fuente, por lo que el organismo podrá adquirir energía con costos inflados para el beneficio de productores y compañías específicas.

Ante las irregularidades que ha protagonizado la paraestatal durante el actual sexenio, como el uso oficial de documentos falsificados y el corte del suministro a millones de usuarios en el país de manera itinerante, Jesús Zambrano Grijalva sentenció que “la CFE y Bartlett han probado su ineficacia para sostener el Sistema Eléctrico Nacional. ¿Cómo es posible que se dé poder desmedido a una dependencia que falsifica documentos oficiales y firmas con tal de no admitir sus errores? La única respuesta es la corrupción y la ineptitud”, sentenció.

Asimismo, el dirigente perredista afirmó que “paradójicamente, estas modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica anuncian una nueva etapa de oscuridad y corrupción en el manejo de las finanzas del país. Desde nuestras bancadas buscaremos revertir estos cambios retrógrados. En el PRD se lo decimos con claridad al partido del Presidente López Obrador: no permitiremos que condenen al país a un modelo energético caduco e ineficaz.  Después de un año de pandemia e innumerables errores, Morena en el Congreso es la mayoría del engaño y la ineficacia”.

Por estas razones, este instituto político continuará construyendo, con firmeza y sin miramientos, una alternativa que la ciudadanía exige desde que inició este sexenio. Se deben crear equilibrios en el Poder Legislativo para que esta clase de medidas autoritarias no sucedan: las y los legisladores perredistas seguirán firmes en la exigencia de que los parlamentos abiertos tengan una influencia decisiva en la discusión y modificación de propuestas de ley. Además, la bancada del PRD en el Senado de la República promoverá junto con otros partidos de oposición una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El PRD no permitirá que Morena haga simulaciones en los parlamentos abiertos para que continúe “planchando” iniciativas de acuerdo con intereses particulares que dejan de lado el bienestar de la ciudadanía. La tarea de las y los legisladores -como lo demuestran las bancadas perredistas día con día- es discutir y aprobar propuestas siempre en favor de la sociedad mexicana y no de un solo hombre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí