Por Francisco Romero

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, adelantó que las reformas en materia energética, de la Guardia Nacional y la electoral son las tres grandes reformas que le quedan por hacer durante su estadía al frente del Poder Ejecutivo. El día de hoy, en su En su conferencia matutina que en esta ocasión tuvo lugar desde el estado de Guerrero, el presidente comenzó por ampliar acerca de sus intenciones de fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Desde el 2020 se hicieron manifiestas sus intenciones de dar prioridad a la CFE por encima de las empresas privadas en su participación para el suministro de energía eléctrica a través de su Secretaria de Energía, Norma Rocío Nahle.

Luego, en el 2021, López Obrador también impulsó una reforma a la Ley de la Industria Eléctrica mediante la cual quedaron rezagadas las empresas privadas que controlan, en su mayoría, la generación de energías renovables, en favor de la CFE.

Esta semana, López Obrador también confirmó su intención de proponer una reforma Constitucional a la Cámara de Diputados para apuntalar a la Comisión Federal de Electricidad.

La segunda es otra reforma Constitucional, pero esta vez acerca de la Guardia Nacional (GN). El presidente hizo manifiesta su intención de que este organismo quede en las manos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

“No quiero que pase lo que sucedió con la policía federal, que se echó a perder, porque se corrompió. No se procuró que fuese una corporación con disciplina, con profesionalismo”, fueron las palabras del presidente. Según él, “si dejamos a la GN dependiendo de la SEDENA tenemos la garantía de que no se va a pudrir”.

Finalmente, López Obrador también tiene la intención de impulsar una reforma “para que se termine de una vez y para siempre el fraude electoral”. Una de las intenciones principales del mandatario en esta enmienda legal, sería “reducir el costo de las elecciones, porque es mucho lo que cuesta”. En varias ocasiones López Obrador ha criticado al Instituto Nacional Electoral por ser “el aparato electoral más costoso del mundo”.

Según las cuentas del gobierno, los comicios más recientes tuvieron un costo total de 20 mil millones de pesos, “la mitad tiene que ver con los partidos. Pues también hay que reducir las participaciones, las prerrogativas a los partidos. Eso lo voy a proponer. No va a estar fácil”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí