Por Francisco Romero

A pesar de que se ufana en ostentar “el récord” de más denuncias presentadas en contra de expresidentes, el jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, ratificó su postura de que sea la población quien decida a través de una consulta popular si se aplica la ley en contra de los ex mandatarios.

De esta manera, a pesar de que hubiera elementos para proceder de facto en contra de ex presidentes, López Obrador prefiere desistir de su responsabilidad y la trasladarlo a la ciudadanía.

“Yo he denunciado durante muchos años; tengo, yo creo, el récord de haber presentado más denuncias en contra a los expresidentes; le presenté denuncia a Salinas de Gortari, a Zedillo, a Fox, a Calderón, a Peña Nieto por traición a la patria”, afirmó en su conferencia matutina, que en esta ocasión tuvo lugar en Querétaro.

El presidente de la República afirmó que hay constancias de que entregó dichas querellas, pero aseguró que fueron archivadas, algo que podría revertirse ahora que él es el responsable del Poder Ejecutivo.

“Hay constancia de que fui al Ministerio Público y presenté pruebas pero se archivaron mis denuncias; ahí deben de estar, pero siempre con pruebas para no perder autoridad moral”, afirmó el presidente.

Sin embargo, López Obrador ratificó su posición de que sea a través de una consulta popular en donde se resuelva si se procede legalmente en contra de los ex mandatarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí