Por Rosalba Amezcua

Derivado del COVID-19, la flexibilidad laboral llegó para quedarse y las empresas están obligadas a tomar las estrategias que les convenga pero también es evidente que solo las compañías que se adapten al cambio son las que sobrevivirán, aseguraron especialistas de recursos humanos.

Víctor Palomo, Director de Recursos Humanos de Natura México, en el marco del Foro “El Futuro del Trabajo” que organizó la firma global brasileña de cosméticos, dijo que el momento que se vive a nivel mundial, es la oportunidad para resetear y re imaginar el uso de la inteligencia artificial pero centrando al individuo en la flexibilidad laboral.

“De la noche a la mañana, compañías de todos los tamaños y sectores tuvieron que acelerar su transformación digital para trabajar a distancia. Una vez que pase la emergencia, el modelo seguirá apalancado en el uso intensivo de la tecnología y en directrices organizaciones que aún se están escribiendo”, indicó.

Precisó que el trabajo del futuro está provocando que se afinen cuestiones tecnológicas, de procesos y de cultura organizacional para que sus asociados adopten este modelo de trabajo. Otras, adoptarán esquemas híbridos, donde parte de la plantilla seguirá laborando a distancia y el resto acudirá a la oficina. Incluso, se prevé que habrá cambios en los métodos de reclutamiento al pasar entrevistas online.

Por su parte, Rogelio Salcedo, Caree Leader en Mercer México, indicó que el mundo del trabajo tiene cambios para siempre pues esta coyuntura le ha dado un giro a las tendencias establecidas por un virus que cambió la vida de las personas.

“Es el momento de refrescar, revisar y reorientar estos procesos y asegurar que la función y que la gestión de personas se haga más humana y empática al mismo tiempo usando tecnología y siendo eficientes, ese es el gran reto que tenemos hoy por los próximos años. Lo que vemos en el futuro es que vamos a tener que trabajar desarrollando nuevas habilidades, usando la robótica y la inteligencia artificial, ampliar y potenciar al empleado en un ambiente ambiguo”, dijo.

Los expertos coincidieron en que, por su parte, las empresas, deberán invertir en tecnología/plataformas para facilitar la colaboración y conectividad en el nuevo esquema laboral, sin olvidar hacer ajustes en la cultura organizacional.

En este sentido, tendrán que definir una hoja de ruta que transparente a líderes y colaboradores procedimientos, tareas, medición de alcances/métricas, horarios y comportamientos. El objetivo es generar confianza y certidumbre.

Víctor Palomo indicó que en Natura lo saben y están conscientes de que una vez que pase la pandemia, las organizaciones serán más digitales y eficientes, tendrán estructuras que se adaptarán al entorno externo (tal como está ocurriendo ahora), poseerán jerarquías planas y reducidas y la diversidad se expresará en su fuerza de trabajo. Se prevé una mayor agilidad, flexibilidad, simplicidad, adaptabilidad y velocidad.

Pero también queda claro que con este trabajo a distancia, habrá quienes logren trabajar a nivel internacional al ser contratados por las habilidades que desarrollen por compañías extranjeras, oportunidad que antes del Covid-19 era complicada.

En ese sentido, los especialistas coincidieron en que las organizaciones triunfadoras serán aquellas que tengan líderes que generen confianza, procuren la autonomía y alineamiento, y fomenten la colaboración y el aprendizaje de sus asociados. Los colaboradores, por su parte, deberán pensar en equipo, aprender a jerarquizar y colocar al cliente en el centro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí