Por Maricela Palacio

En México, las infecciones gastrointestinales son la segunda causa de morbilidad y la quinta causa de muerte en niños de uno a cuatro años. La gastroenteritis por rotavirus ocasiona 453 mil muertes al año en niños menores de cinco años, dos millones de hospitalizaciones y 25 millones de visitas al médico por esta enfermedad alrededor del mundo.

Estas cifras podrían aumentar este año, debido a que la pandemia por Covid-19 ha provocado que al menos  80 millones de niños menores de un año, en el mundo, están en  riesgo de contraer enfermedades prevenibles como el rotavirus por la falta de inmunización. 

Luís Xóchihua, presidente de la Asociación Mexicana de Infectología Pediátrica (AMIP)pediatra infectólogo, dijo que se estima que al menos 117 millones de dosis de vacuna contra el rotavirus no fueron aplicadas en el primer semestre del 2020.

En el marco de la Semana de Vacunación de las Américas, Yolanda Cervantes Apolinar, Directora de Investigación, Desarrollo Clínico y Asuntos Médicos de Vacunas de GSK, destacó que 30% de muertes de niños menores de 5 años pueden prevenirse con la vacunación. 

 México, fue el primer país en el mundo donde se aplicó la vacuna contra rotavirus, y después de su introducción en la Cartilla Nacional de Vacunación en  2007, la mortalidad relacionada con la diarrea disminuyó 35% en los tres años siguientes  las hospitalizaciones bajaron 40%, agregó.

En tanto que el pediatra infectólogo, Sarbelio Moreno, advirtió que con el tiempo de calor  son más frecuentes las infecciones gastrointestinales por rotavirus, y es indispensable vacunar a los bebés para prevenir cuadros infecciosos. 

“Hay que recordar que con las altas temperaturas los alimentos se descomponen más rápido, aunado a que las principales causas para contraer rotavirus son la falta de higiene en el lavado de manos; tocar superficies, objetos o consumir alimentos contaminados, así como la falta de vacunación en los menores”, comentó.

El rotavirus altera la función intestinal provocando, principalmente, diarrea líquida y vómitos que duran de tres a ocho días. La infección está acompañada de fiebre y dolor abdominal, pérdida del apetito y deshidratación; el periodo de incubación es de aproximadamente dos días. Se transmite por vía fecal-oral y se propaga fácilmente entre bebés y niños pequeños, quienes pueden llevar el virus a los miembros de su familia u otras personas.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí