Redacción

La Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de Ciudad de México presentará una iniciativa ante el Congreso de Ciudad de México presentará una iniciativa de Ley de Protección a los Animales para fortalecer el marco jurídico que incide en los animales, y por otro lado también porque desde el 2019 el maltrato animal es la materia más denunciada ante la PAOT, informó la titular del organismo Mariana Boy Tamborell.

“Lo que estamos buscando con esta sugerencia, con esta iniciativa es materializar el mandato constitucional de reconocer a los animales como seres sintientes, los estamos materializando en esta sugerencia, y también ampliamos el alcance que tiene hoy por hoy la ley vigente. Estamos incluyendo nuevas prohibiciones, estamos abordando también el tema del manejo de los animales y además hacemos toda una reestructura del cuerpo legal a los temas más importantes darles prioridad dentro de la estructura”, dijo en videoconferencia de prensa.

Boy destacó el punto de la prohibición de las peleas de gallos, peleas de perros y de cualquier otro animal, sin importar su especie.

“Está comprobado también científicamente el sufrimiento al que son sometidos estos animales durante este tipo de eventos. También estamos prohibiendo amarrar, encadenar o enjaular a un animal de compañía, y esto por dos razones: la primera, porque una parte importante de las denuncias que recibimos en la Procuraduría se refiere a animales amarrados, y por otro lado porque la ley actual, la ley vigente, sí prohíbe tener a los animales amarrados, pero lo condiciona a que sea de manera permanente, y esto representa, pues un vacío legal porque es muy difícil de acreditar que un animal está amarrado de forma permanente y esto nos imposibilita a nosotros como autoridad a actuar en estos casos, en que los animales están amarrados”, explicó.

En el tema de adopción y acogimiento responsable, dijo, se definieron los parámetros mínimos para que esto se haga de manera responsable.

“En primer lugar, la entrega del animal de compañía en adopción debe recibir forzosamente medicina preventiva y deben estar esterilizados, ya sea por el resguardante temporal o mediante un acuerdo previo por quien lo recibe como tutor. Este animal de compañía debe ser inscrito en el registro a cargo de la agencia, de la AGATAN y los resguardantes temporales deberán contar con protocolos para la adopción”, apuntó.

Sobre los animales en situación de calle, la iniciativa mandata a AGATAN, para que diseñe e implemente la política pública en este sentido, así como establecer la coordinación necesaria con las autoridades competentes e instituciones académicas e instancias públicas y demás actores especializados en la materia, para realizar un diagnóstico, protección y seguimiento al manejo de las poblaciones de animales en situación de calle.

En cuanto a los animales utilizados para la investigación científica y enseñanza superior, hay un capítulo destinado para esta materia, en el cual se incluyó una restricción para que los animales vivos no se utilicen en disecciones y vivisecciones y experimentos con fines docentes de la educación básica y hasta media superior.

Acerca del tema de crianza de animales de compañía se plantean obligaciones puntuales para las personas y establecimientos dedicados a esta actividad con el fin de evitar el maltrato durante todo el proceso y hasta la venta de los animales.

“El espacio donde están alojados estos animales de crianza debe reunir las condiciones necesarias para que el animal pueda estar de pie, con la cabeza erguida de manera natural, moverse libremente para caminar, darse la vuelta, echarse y tomando todo esto en consideración, por supuesto, la especie, el peso, la talla y altura de los animales.  Este tipo de disposiciones nos garantizan un trato digno y un bienestar para estos animales”, subrayó.

También habló sobre el Protocolo de Actuación Conjunta entre la Fiscalía General de Justicia, y la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial con el propósito de poder prevenir y atender de manera oportuna cualquier caso de violencia familiar que sea detectado a partir de la atención de un caso de maltrato animal.

“El maltrato animal y la violencia familiar son problemáticas sociales que están íntimamente relacionadas y deben abordarse de manera integral, y es por eso, por esta razón, que estamos trabajando con la Fiscalía en este proyecto. Está comprobado que el maltrato animal trasciende, en muchas de las ocasiones, a otro tipo de violencia, a otras conductas criminales que afectan, pues a la población más vulnerable como son niños, mujeres y adultos mayores”, manifestó.

“El maltrato animal debe ser visto como un síntoma de un núcleo familiar perturbado y disfuncional, y debe ser visto como una señal de alerta hacia la violencia familiar y para la actuación conjunta inmediata por parte de las autoridades competentes, que en este caso somos Fiscalía y la Procuraduría y otras instancias del Gobierno de la Ciudad de México, que también, pues deberán estar involucradas en este protocolo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí