Por Diana Domìnguez Galván
Una crisis inédita, la peor de su historia, experimenta hoy en día la industria automotriz instalada en México, pese a que representa la movilidad tanto de personas como de insumos en el país, sin contar los millones de empleos directos e indirectos que genera, por lo que líderes del sector se pronunciaron por su urgente reactivación.
“Estamos viviendo una crisis de considerable magnitud. Es una situación inédita en la que enfrentamos una contingencia sanitaria que en el lado más triste y costoso de sus consecuencias está dejando una gran cantidad de personas muertas y en el ámbito económico serias afectaciones en materia de empleo y viabilidad de las empreas”, dijo el director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (Amda).

“Sí, es mas grave la situación que estamos pasando hoy en el 2020 a la que pasamos en el 2009…Vamos a entrar en una situación más complicada en la que necesitamos generar empleo y la industria automotriz es fundamental”, dijo Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact).
“Estamos regresando 10 años atrás. Espero que no nos tardemos otros 10 años para llegar a las condiciones anteriores”, advirtió el presente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Oscar Albín.
Guillermo Rosales, como representante de los vendedores de automóviles ligeros nuevos en el país, recordó que durante mayo pasado la caída en la venta de vehiculos fue del 59 por ciento, el segundo mes de la contingencia sanitaria del Covid-19 que obligó a los distribuidores a cerrar las agencias de venta.


La venta de unidades que se logró durante mayo pasado, fue gracias a que los distribuidores abrieron nuevos canales tecnológicos para comercializar las unidades. “Hay que destacar que la disminución del 59 por ciento fue menor a la estimación que se tenía mayor al 90 por ciento, con base en la experiencia de otros país en donde pegó primero la pandemia y la obligación de cerrar los pisos de venta.
Esto ha llevado a que de Enero a Mayo, las ventas de vehículos en el paìs hayan registrado una caida del 30 por ciento, en relación a igual periodo de 2019.
La disminución de la venta de vehículos actualmente en México es única, “no tenemos registro de unidades comercializadas para un mes de mayo, menor al que registramos en este 2020. Tendríamos que regresarnos hasta 1997. Todavía bajo el escollo de la crisis de 1995 y esto nos habla de la gravedad de lo que estamos viviendo. Ni si quiera en la crisis econòmica financiera mundial del 2009 tuvimos un mes de mayo tan negativo”.
Por eso, la importancia de que el gobierno federal y los gobiernos estatales reconsideren lo que corresponde a la conducción económica y los procesos de reactivación de las diferentes fuentes de la economía. Es el caso en que la industria automotriz en su conjunto hemos solicitado la autorización para que los pisos de venta puedan abrir de nueva cuenta sus operaciones con la premisa de que estamos preparados para hacerlos con protocolos sanitarios que eviten la propagación del Covid-19″.
En este momento, dijo en videoconferencia de prensa que no han tenido respuesta a esta petición, lo que rompe de alguna manera la cadena de la industria que culmina con la venta.

El representante del sector de vehículos pesados, Miguel Elizalde, dijo que el autotransporte es un sector clave para construir la nueva normalidad. necesitamos apoyar a nuestros héroes que estan a punto de entrar a un proceso complejo en donde les requerirán ser más competitivos y es ahí en donde se les puede apoyar con un vehículo mas nuevo y por su puesto a impactar todo esto en la cadena.
Porque dijo que el contexto en el que viven actualmente los transportistas con altos robos en el autotransporte, un cambio tecnologico, una flota con más de 18 años de antigüedad, un tipo de cambio que ha aumentado de los 18 a los 22 pesos, un impacto a las Pequeñas y Medianas Empresas que representan un 83 por ciento y por supuesto, el contexto de la pandemia. Y aún a pesar de todo esto que está golpeando a los transportistas, a la cadena logística y a la movilidad, sigue estando el autotransporte en la línea de fuego”.
Tener una flota nueva e incrementar el transporte público significa reducir el nivel de emisiones contaminantes que dañan la salud, así como el riesgo de contagios por Coviod-19.
Elizalde informó que las ventas al mayoreo durante el pasado mes de mayo registraron una caída del 85.5 por ciento, de cuatro mil 682 a sólo 677 unidades, “una de las caidas mas fuertes que hemos tenido durante los últimos años”.
Y aunque en el acumulado se suaviza la caída, aún así esta es del 38.5 por ciento y si se compara con las cifras del 2009 que había sido considerado el año más crítico para la industria, el de 2020 es mayor. “Es la peor cifra que hemos tenido”.
Con pandemia en este 2020, cuyas medidas restrictivas llevan más de 70 días y se prevé que continúen, con un contexto internacional igualmente atípico, un tipo de cambio que pasó de 18 a 25 pesos por dólar, las condiciones se tornan más complicadas.
“Normalmente en los últimos años hemos colocado tres mil 250 unidades mensualmente. El promedio mensual de ventas de los últimos años, en el 2009, la caída más fuerte de todo el año fue precisamente en mayo con mi 345 unidades. Ahorita, en mayo de 2020 sólo colocamos 677 unidades”.
Resaltó el tema de la importación de vehículos usados con edad promedio de 16 años de antigüedad que a aún con emergencia continúa activa, con una actividad implìcita de fraude fiscal.
Lo importante, dijo, es el apoyo al mercado interno y a los transportistas porque dijo que “invertir en el stransporte en México es directamente invertir en los ciudadanos porque la mayoría de las personas (41 por ciento) viaja en autobús a sus centros de trabajo y el 27 por ciento lo hace para ir a la escuela”.
Si se impulsa el mercado interno a través de la renovación de la flota vehicular de transporte pùblico se tiene mayor seguridad vial, reducción de las emisiones y mejoría de la salud de las personas. “El mercado interno salva vidas…En conclusión mayor bienestar el impulsar la renovación de la flota vehicular y el mercado interno”, señaló.
El autotransportista sigue estando en la lìnea de fuego “y es clave para construir la nueva normalidad. Necesitamos apoyar a nuestros héroes que estan a punto de entrar en un proceso complejo en donde les van a pedir ser mas competitivos”.
Por su parte, el presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Oscar Albín, dijo que existen en México unas mil 500 empresas que han tenido que reactivarse en los últimos días, con un resultado realmente positivo por parte de los gobiernos estatales y en los casos de entidades de mayor contagio como Puebla y Chiapas, lo han tenido que hacer mas lento.

Después de haber tenido un récord histórico de producción en 2019 con más de 97 mil 234 millones de dólares, para este año se estará en 66 mil millones de dólares, basados en la recuperación de volúmenes de producción en Estados Unidos. “Esto nos llevará a que al final del año tengamos una caída del 32 por ciento”.
Esto, dijo, remonta a los datos del año 2009, cuando se tuvo el primer dato despuès de la caída grave de 2008. Es decir, estamos regresando 10 años atrás. Espero que no nos tardemos otros 10 años para llegar”.
Para volver a la actividad, el representante de los fabricantes de autopartes en el país dijo que estan listos todos para mantener sus trabajos con estrictas reglas de higiene para salvaguardar la salud de su población.
Es así como la industria automotriz instalada en México está ya reiniciando la actividad con los protocolos sanitarios que la nueva normalidad le exige, aunque concientes de que no se puede detener la movilidad de personas y mercancías, lanzan su propuesta al gobierno federal y gobiernos locales, en aras de ser escuchados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí