Red de corresponsales

De acuerdo con el pedagogo José May los estudiantes no están teniendo resultados satisfactorios debido a la mala organización de las clases a distancia

La educación a distancia aún es una barrera para el aprendizaje de los estudiantes, en especial para quienes cursan preescolar y primaria, aseguró el pedagogo José May, quien, además, argumentó que los ejercicios por medio de cuadernillos no son suficientes para un apto aprendizaje. Mientras que los padres de familia aseguran que la estrategia es unidireccional al no poder resolver las dudas de sus hijos, y por tal razón argumentan que sus pequeños no “aprenden bien”.

Sin embargo, desde el inicio de la emergencia sanitaria la Secretaría de Educación Pública (SEP) instó a las administraciones estatales a que repliquen dos estrategias principales que contemplen menor contacto con los menores, esto por temor al COVID-19.

Por lo que se pusieron en marcha clases a distancia través de plataformas digitales, e incluso por radio y televisión, que en su momento se le llamó la “telemaestra”, pero esta estrategia de multiplaformas digitales sólo estaba direccionada para quienes cuentan con internet en casa; mientras que comunidades alejadas, donde no las grandes empresas de telefonía consideran que no es negocio instalar antenas, ahí no hay internet, motivo por el que los educandos deben realizar sus trabajos por medio de cuadernillos, mismos que entregan cada semana a sus profesores para revisión de avances.

En un principio, ambas estrategias parecían ser las mejores, pero al paso de los meses los padres de familia y docentes se percataron que el aprendizaje no era el esperado, y desde entonces este problema se ha prolongado hasta hoy en día, es decir, un año y seis meses después del primer caso confirmado de coronavirus en Campeche la educación se mantiene con poco avance y con problemas difíciles de solventar, sobre todo por la falta del profesor para resolver dudas.

Para el pedagogo José May, el rezago actual se centra en dos asignaturas en específico, las matemáticas y la comprensión lectora, pues su afirmación se sustenta en casi 30 años de experiencia en la educación como Asesor Técnico Pedagógico (ATP), maestro frente a grupo y administrativo de la Secretaría de Educación (Seduc) del estado.

“No es lo mismo estar cerca de los niños y guiarlos con ejemplos, problemas, análisis, que tenerlos frente a un monitor; por donde lo vean no es eficiente para su compresión y desarrollo. Por esta razón, considero que la figura del docente no puede desaparecer, tal vez existan clases híbridas, pero nunca podrán ser exclusivas de la tecnología”, argumentó el especialista.

De igual forma, señaló que el problema no es nuevo ni derivado por la pandemia, pues recordó que en 2018 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en la prueba Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA por sus siglas en inglés) México ya se perfilaba hacia una debacle educativa, esto al considerar que la metodología, programas de estudio y planificación escolar eran precarias al compararlas con las necesidades sociales.

Comprensión lectora

Refirió que en el ámbito de la comprensión de lectura México obtuvo en la prueba PISA 2018 un promedio de 420 puntos, indicador que ubicó a la nación 63 puntos por debajo del promedio general obtenido por todos los países integrantes de la OCDE.

Para contextualizar la dimensión del problema, asentó que Estados Unidos de América tuvo como promedio 505 puntos y Canadá 520 puntos; es decir, mientras que ambos países se encuentran por arriba del promedio en la OCDE, nuestro país se ubica por debajo de sus resultados. Con esto, la República Mexicana se ubicó en la escala dos de seis, que se considera como la máxima.

Matemáticas

En cuanto a las matemáticas, señaló que las calificaciones fueron extremadamente bajas ya que los estudiantes mexicanos tuvieron puntuaciones entre 358 y 420 puntos como máximo, mientras que el promedio más bajo del resto de los países que conforman la OCDE obtuvo indicadores entre 482 y 555 puntos; es decir, que los puntajes más altos en México apenas alcanzan los más bajos de otros.

Al revelar esos indicadores de 2018, asentó que debieron implementarse mejores y más severas estrategias para incrementar el coeficiente de los infantes, principalmente porque ya se había revelado el grado tan bajo que se tenía en esas dos asignaturas, no obstante, se pretendió mejorar con otras que, al día de hoy, limitan aún más las posibilidades de una educación de calidad.

Ante ello, dijo que es utópico considerar los cuadernillos como una estrategia efectiva, ya que no se tiene la certeza de dos puntos importantes: que los alumnos comprendan el ejercicio y que sean ellos quienes realizan las actividades.

La situación es confirmada por los padres de familia de comunidades no tan lejanas, como Castamay, Pich, la Junta Municipal de Hampolol, Pocyaxum, entre otras, pues argumenta que no toda la comunidad tiene la facilidad de contar con internet y equipo cómputo, por lo que requieren del cuadernillo, mismo que debe ser llenado y entregado.

“Pero no sirve de nada que sólo llenen la libreta, es importante que piensen, que sepan de qué trata el ejercicio; sin embargo, aquí hay gente adulta que no sabe ni escribir, entonces cómo vamos a poder ayudar a nuestros hijos si ni nosotros sabemos responder las tareas que pide el programa educativo”, argumentó Alicia Chim, mujer originaria del ejido Pich, que actualmente vive en la capital para que su pequeña de nueve años pueda tomar sus clases en línea, ya que en el pubelo no hay señal.

Nula conjugación

El pedagogo refirió que con base en su experiencia que en la actualidad sólo dos de 10 niños entre siete y 15 años logran tener una nota aprobable superior al 7.5, y ninguno llega a la excelencia, es decir 10. Esto, dijo, es por la nula conjugación entre los docentes, padres de familia, condiciones económicas y de acceso a las nuevas tecnologías.

Dijo que, de seguir así, en el 2022 el rezago educativo podría duplicarse, por lo que urgió a las autoridades, restablecer las estrategias educativas que en la actualidad se implementan en las escuelas gubernamentales, pero tomar en cuenta que la pandemia seguirá activa por un largo tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí