Por: Cecilia Martínez

Uno de los retos más difíciles que ha provocado la actual contingencia derivada del Covid-19, es la educación en el hogar. Alumnos, profesores y padres de familia se están adaptando a esta nueva situación, donde será importante que la comunicación entre todos los involucrados sea efectiva y constante.

De esa manera, los niños podrán adquirir los conocimientos que les brindará el aprendizaje esperado.

En este nuevo escenario, los padres de familia tendrán un nuevo rol. Serán los auxiliares más cercanos de los profesores, ya que serán ellos los que tendrán que disipar las dudas que tengan sus hijos, en caso de no entender a las explicaciones que el maestro brindará desde otro espacio virtual.

La paciencia será un factor muy importante. Casi ningún padre de familia estaba acostumbrado a realizar este tipo de actividades con sus hijos. Acaso la revisión de tareas era algo tradicional, pero tomar clases junto a ellos, ni imaginarlo.

Esa nueva forma de tomar clases también afecta a los niños. Sin posibilidades de socializar, es importante que se les apoye. Ante esta situación, la UNICEF recomienda seguir estos pasos para que el aprendizaje sea efectivo y la convivencia entre alumnos, padres y profesores sea mejor.

Tips emocionales

  1. Cuida la salud emocional de tus hijos e hijas.
2. Establezcan una rutina.
3. No trates de convertirte en maestro o maestra.
4. Revisa que tengan todo lo necesario.
5. Regula el tiempo.
6. Fomenta el ejercicio y otras actividades.
Por otro lado, un gran detalle no fue tomado en cuenta. No todas las familias tienen acceso a una computadora, o a un celular. Nadie tomó en cuenta que hay lugares donde no hay acceso a Internet, ni hay señal de televisión. Eso es un problema muy serio.
Tampoco se consideró que muchos padres de familia tienen que trabajar y difícilmente podrán estar cerca de sus hijos en las clases virtuales. En ellos, nadie pensó.
Esta pandemia lo cambió todo. Esta generación ya está destinada a llamarse la “generación perdida”. Sin contacto directo, sin espacios abiertos, siempre en guardia para evitar contagios. Sin fecha para volver a la normalidad.
Son plausibles las medidas que toma el gobierno para seguir educando. Cerrar escuelas es la mejor opción para no propagar contagios y resguardar la salud de los miles de estudiantes.
Ahora las herramientas tecnológicas son tan necesarias para adaptarse a la nueva forma de vida. El entorno es diferente. Aunque nunca, la tecnología podrá sustituir la parte humana.
Existen muchos retos y desafíos. Todas las instituciones de gobierno, las escuelas y sus planes de estudio, el personal docente, los padres de familia y los alumnos tendrán que adaptarse a la nueva normalidad educativa.
Es necesario tener mayor resiliencia a los cambios. Mejor visión al tomar decisiones Tolerancia, paciencia y creatividad ante los múltiples problemas que se estarán presentando.
Es necesario enfocarse a las ventajas que nos deja esta nueva situación. De nada servirá quejarse. El enfocarnos en lo negativo de nada servirá. Este es el verdadero reto de educar en la contingencia.

“El resultado más elevado de la educación es la tolerancia” Hellen keller.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí