Redacción

El 21 de octubre, la Cámara de Senadores de México (Baa1 negativa) ratificó la eliminación del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), que anteriormente apoyaba a los gobiernos locales y regionales (RLG, por sus siglas en inglés) en caso de una declaración formal de desastre, lo que exacerbará los retos que enfrentan las entidades y sectores más expuestos a los desastres naturales, es decir, los RLG mexicanos, así como los sectores de infraestructura y hotelería, afirmó la calificadora Moodys.

En contraste, agregó la firma, las aseguradoras están bien preparadas para hacer frente a las consecuencias de los desastres naturales, gracias a su elevada solvencia y a las importantes medidas que han tomado para mitigar pérdidas. En los últimos años, varios desastres naturales de diversa magnitud han provocado daños significativos a la infraestructura y las economías locales en México.

“La eliminación del FONDEN aumenta los riesgos para los RLG mexicanos. Si bien el gobierno federal ha declarado que los recursos seguirán estando disponibles para ayudar a mitigar los efectos de los desastres naturales, hasta el momento no se han publicado normas claras, transparentes y específicas que indiquen cómo se asignarán y distribuirán esos recursos”, afirmó la consultora.

En este sentido, la agencia calificadora refirió que las compañías eléctricas y de infraestructura de transporte suelen ser particularmente vulnerables.

“A los efectos de huracanes, ya que los fuertes vientos e inundaciones dañan o destruyen fácilmente los activos de infraestructura. La restauración de estos activos suele ser crucial en los esfuerzos de recuperación, los cuales pueden acelerar u obstaculizar una recuperación exitosa. Si bien la mayoría de los activos se benefician de fuertes posiciones de liquidez y seguros, el apoyo de los gobiernos locales y federales ha sido importante para la recuperación”, señaló.

Asimismo, agregó que la eliminación del FONDEN representa un riesgo significativo para los operadores de hospedaje.

“La industria hotelera depende en gran medida de los turistas extranjeros que buscan turismo de playa. El turismo representa cerca del nueve por ciento del PIB, y el país ocupa el séptimo lugar a nivel mundial en términos de turistas internacionales. La eliminación del FONDEN retrasará todo

trabajo de reconstrucción después de tormentas que ocurran en el futuro, incluso cuando el sector afectado por la pandemia lucha contra la caída de la demanda de turistas extranjeros”, señaló.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí