Redacción 

La determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), de considerar constitucional la prohibición la venta de vaporizadores deja en el olvido a quienes desean abandonar el consumo de tabaco, pues esas personas se apoyan en esos dispositivos electrónicos para superar el tabaquismo, tal como lo aplica el gobierno del Reino Unido, afirmó Roberto Sussman, presidente de la organización civil ProVapeo México.

En este sentido, el activista y también investigador de la UNAM lamentó la resolución del Máximo Tribunal del país, en virtud de que soslayó a más de un millón 200 mil usuarios de cigarros electrónicos,  quienes demandan una regulación para la distribución y venta de esos dispositivos, pero ante la determinación de la SCJN y el decreto presidencial del 19 de febrero pasado que prohíbe la importación de los vaporizadores, se ven orillados a buscar en el mercado negro sus equipos de evaporación, con el riesgo que esto implica.

Y en efecto, la serie de disposiciones en contra de los vaporizadores están detonando un mercado negro y lo cual lo evidenció el pasado 13 de noviembre la propia Administración General de Aduanas al revelar el decomiso en la Aduana de Nogales, Sonora, de 206 piezas de cigarros electrónicos procedentes de Estados Unidos que pretendían ser ingresados al país de manera ilegal.

Roberto Sussman agregó que la resolución de la SCJN se alineó a los intereses de la Secretaría de Salud (SSA), y en particular a los del subsecretario del ramo, Hugo López-Gatell, quien, en su “cerrazón y la política de calumnias” ha dejado en desamparo a quienes utilizan los vaporizadores como herramienta para dejar los cigarros de tabaco.

Por ello, el presidente de ProVapeo México lamentó la posición adoptada por el funcionario, quien lejos de ir en línea con el espíritu de apertura y la filosofía de “prohibido prohibir” que promueve el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se opone al análisis abierto y constructivo y sólo se limita a descalificar el trabajo científico que han emprendido instituciones de prestigio internacional.

En ese sentido, deploró que el representante de la SSA desacredite sin elementos a El Colegio Real de Médicos de Londres, cuerpo colegiado del más alto prestigio mundial y que agrupa a más de 30 mil médicos especialistas (y que evidentemente no sigue dictados de la industria tabacalera), la cual apoya al uso recreativo de los vaporizadores a fumadores que no logran dejar de fumar por otros medios, estimando que el daño provocado por dichos dispositivos difícilmente podrá superar al cinco por ciento del daño generado por seguir fumando.

 

En esa misma línea, Roberto Sussman destacó que el Ministerio de Salud de Francia también respalda el vapeo como una herramienta para dejar de fumar. En su portal electrónico, la institución francesa afirma “cuando vapeas, el riesgo de desarrollar enfermedades graves disminuye; según el conocimiento científico actual, parece que vapear es mucho menos dañino para la salud que fumar tabaco”, lo que constituye una buena noticia para los vapeadores franceses.

Por ello, el también Profesor del Departamento de Física de Altas Energías del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM lamentó que en su “arremetida” contra los vaporizadores, López-Gatell omita mencionar que el uso recreativo de estos dispositivos es parte integral y exitosa de la política oficial contra el tabaquismo en países en donde el sector salud es altamente funcional y avanzado, como el Reino Unido, Nueva Zelanda y Francia.

“Cabría preguntarle al subsecretario si el cree que los gobiernos de estos países se dejaron corromper por la ‘seudo ciencia’ de las tabacaleras.  De hecho, los gobiernos que prohíben a los dispositivos, como los de Tailandia e Indonesia, son regímenes autoritarios que, con estas medidas, protegen a sus industrias tabacaleras nacionales, las cuales son fuentes importantes de recaudación. La consecuencia de esta política es un altísimo porcentaje de fumadores en esos países”, afirmó.

El también doctor en Ciencias por la Universidad de Londres afirmó que oponerse a la regulación del cigarro electrónico en México implica eliminar una valiosa fuente de recaudación, la cual sería provechosa a las finanzas públicas del país en tiempos de recesión económica.

Por lo anterior, Roberto Sussman exhortó al subsecretario Hugo López-Gatell para que promueva un diálogo abierto y productivo, en donde participen todas las voces y sectores de la sociedad, encaminados a construir una solución real y de fondo en contra del tabaquismo en México, fenómeno que provoca la muerte de 142 persona cada día en el país, según estimaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Pro-Vapeo México A.C. es una organización sin fines de lucro. Promueve la estrategia de Reducción de Daños del Tabaquismo, basada en incentivar a los fumadores adultos a sustituir el cigarro de tabaco por productos no-combustibles que representan menores riesgos a la salud. No recibe fondos de la industria tabacalera ni tiene conflictos de interés con esta o alguna otra industria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí