Por Mónica Delgado Torres

El viernes pasado, la paridad peso-dólar alcanzó un promedio al cierre de 21.12 unidades por dólar, luego de que el jueves reportara su menor nivel en más de seis meses (desde el 10 de marzo pasado cuando registró 20.89 pesos por dólar), un descenso semanal de 15 centavos 0.7 por ciento menos, lo que implicó seis semanas consecutivas de ganancias para la moneda mexicana; su mejor racha desde diciembre de 2018.

Del 14 al 18 de septiembre, la moneda mexicana se apreció por sexta semana consecutiva, ante un retroceso de la divisa estadounidense luego del anuncio de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) de mantener sus tasas de referencia cercanas a cero al menos hasta 2023, para permitir que su economía se fortalezca.

Lo anterior en medio de las preocupaciones por el repunte de casos de Covid-19, principalmente en Europa, y a la espera de algún avance sobre los estímulos económicos en Estados Unidos, señaló la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En su Gaceta económica refirió que en lo que va del año, el tipo de cambio peso-dólar reporta un nivel promedio de 21.79 pesos por dólar y una pérdida acumulada de 2.19 pesos por dólar.

A decir de Banco Base, el peso no se había apreciado tantas semanas consecutivas desde diciembre de 2018. En la semana, el tipo de cambio tocó un mínimo de 20.8452 pesos, nivel no visto desde el 11 de marzo y un máximo de 21.1311 pesos por dólar.

La apreciación del peso durante las últimas seis semanas se ha debido principalmente a cuatro factores: el dólar se mantiene débil debido a la política monetaria de la Reserva Federal que se espera mantenga una postura ampliamente acomodaticia al menos hasta el 2023, pues la recuperación económica se prevé lenta.

Incidió también el atractivo de tasas de interés, pues en México la tasa se mantiene elevada respecto a otras economías y esto ha propiciado que vuelvan a entrar capitales. Desde el 1 de septiembre, se ha observado un flujo diario promedio de 2 mil 363 millones de pesos a valores gubernamentales denominados en pesos.

El tercer factor es que se han presentado episodios de optimismo relacionados con los avances en la aprobación de una vacuna contra el coronavirus, permitiendo que divisas de economías emergentes recuperen terreno.

A ello se sumó que se han elevado las posiciones especulativas a favor del peso. En el mercado de futuros de Chicago, las posturas especulativas netas a la espera de una apreciación del peso se han elevado por tres semanas consecutivas.

Por su parte, el tipo de cambio FIX (que sirve para solventar obligaciones denominadas en dólares liquidables en México) reportó el 18 de septiembre un nivel de 20.9697 pesos por dólar, su nivel más bajo desde el 6 de marzo y 35 centavos menos respecto al dato observado el pasado viernes 11 de septiembre de este año, de 1.7 por ciento menos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí