Por Alejandro Durán

Vivir la experiencia Michin es sumergirse a las profundidades del océano, adentrarse en el corazón de una selva frondosa, escalar temerarias cordilleras o sentirte como el más intrépido explorador, todo, sin salir de la ciudad de Puebla y con las mayores medidas sanitarias.

En este sentido, en más de 15 mil metros cuadros, el Acuario Michin Puebla reúne a miles ejemplares de más de 300 especies de animales marinos, mamíferos, reptiles y aves en condiciones de preservación y resguardo invaluables, con el objetivo de acerca a sus visitantes diversos ecosistemas que existen en el planeta.

Antes de ingresar a las instalaciones, las medidas de seguridad sanitaria son evidentes: Antes de comprar el boleto de acceso, los visitantes son grabados literalmente con una cámara para identificar y trasmitir en una pantalla su temperatura para garantizar el ingreso a personas en condiciones favorables de salud y procurar un ambiente de confianza al interior.

A lo largo de las instalaciones, siempre están presentes módulos despachadores de gel antibacterial, a lo cual se suma el constante proceso de limpieza y desinfección de las instalaciones para garantizar a los visitantes una estancia confiable, en tanto disfrutan de este auténtico safari en pleno centro comercial.

Sin embargo, más allá de sólo constituir un área de esparcimiento, el Acuario Michin (pez en náhuatl), es un lugar de preservación, investigación y resguardo animal. Es decir, no sólo es exhibición de aves o peces, es un lugar donde viven animales que han sido rescatados del tráfico y comercio ilegal o de situaciones determinadas, como el caso de las rayas que caen por accidente en las redes de pescadores.

En ese sentido Ricardo Aguilar Durán, director general del Acuario Michín Puebla, destacó las bondades de este bondadoso espacio. Por ejemplo, recordó que en la noche del pasado viernes, autoridades federales pidieron el apoyo del acuario para rescatar, trasladar y resguardar un cachorro de nutria que estaba siendo comercializada en Veracruz.

El directivo explica que el acuario fue elegido para dicho cometido en virtud de su programa de preservación y resguardo que lleva a cabo para el caso de la nutria de rio mexicana.

Similar caso ocurre con el ajolote, especie endémica de México, y en donde especialistas del Acuario realizan diversas investigaciones para evitar su extinción, ante el invaluable potencial para la medicina que representa este legendario anfibio.

Es así como el Acuario Michín Puebla está listo para recibir nuevamente a visitantes no sólo de Puebla, sino de diferentes regiones del país y del extranjero, con las mejores medidas de seguridad.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí