Por Alejandro Durán

A pesar de que la venta de vehículos ligeros mantiene señales de recuperación, lo cierto es que el volumen todavía no alcanza los niveles previos a la emergencia sanitaria,

Y lo anterior, porque de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en junio pasado se vendieron 87 mil 088 autos nuevos, cifra que si bien es mayor en 38 por ciento a las 62 mil 861 unidades colocadas en el mismo mes del año pasado, lo cierto es que representa una caída de 18.4 por ciento respecto a lo reportado en el sexto mes de 2019.

Incluso, el monto colocado en el mes pasado representa una caída de 35.4 por ciento con relación al monto máximo para un mes de junio (el de 2016), cuando se vendieron 134 mil 913 unidades.

De acuerdo con el reporte del INEGI, generado con información de las 22 empresas afiliadas a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), y de las armadoras Gian Motors Latinoamérica y Autos Orientales Picacho, en los primeros seis meses del año se vendieron 515 mil 400 autos, lo que representó un incremento de 18 por ciento respecto a los 436 mil 553 colocados en el mismo periodo de 2020.

Al respecto, Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Autos (AMDA), explicó que la causa detrás del bajo dinamismo que mantiene la venta de vehículos y que no logra recuperar los niveles observados hace cinco años.

“No obstante el avance registrado en junio y el acumulado de los primeros seis meses de 2021, el mercado continúa por debajo de los niveles de venta de 2019 un 19.5 por ciento en comparativa semestral; así pues, los elementos de riesgo continúan aún presentes para el mercado interno como los efectos de la problemática global por desabasto de chips y el incremento que registran los índices de precios tanto el general (5.89 por ciento) como el de vehículos (9.15 por ciento) en comparativa anual con datos a mayo de 2021”, explicó.

Sin embargo, el directivo destacó los factores positivos que podrían empujar una mejor dinámica de la economía y con ello una mayor demanda de automóviles tanto en el mercado local como externo.

“En cuanto a los elementos positivos de impulso económico se anota el mejor desempeño esperado del PIB para el país, que conforme a la encuesta de expectativas de Banco de México sería de 5.80 por ciento, reflejando un incremento contra el pronóstico del mes anterior (5.15 por ciento). Así mismo, por cuarto mes consecutivo se registra un avance anual en la confianza empresarial del orden 37.6 por ciento en el sector manufacturero y de 41.5 por ciento en equipo de transporte”, argumentó el representante de la AMDA.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí