• Peso finaliza segundo viernes de abril en 20.16 pesos por dólar

Por Mónica Delgado

Por segunda semana consecutiva, la moneda mexicana se fortaleció frente al dólar gracias a indicadores del mercado laboral y del sector de los servicios en Estados Unidos que suponen que el avance económico en ese país se mantiene.

Lo anterior aunado a la mejoría de las expectativas económicas locales, ya que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó al alza por segunda vez -en tres meses- los pronósticos de crecimiento de México.

Datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) refieren que el pasado 9 de abril, el tipo de cambio peso-dólar cerró en 20.16 unidades por dólar, un descenso semanal de 11 centavos por dólar, es decir, 0.6 por ciento menos.

Banco Base añade que la apreciación del peso mexicano ocurrió a la par de un debilitamiento del dólar estadounidense que durante la semana perdió 0.52 por ciento de acuerdo con el índice ponderado.

La debilidad del dólar se concentró en las sesiones del lunes al jueves, ante las expectativas positivas por la recuperación económica global y el avance en el proceso de vacunación en economías avanzadas.

Para la entidad financiera, los factores que propiciaron la apreciación del peso fueron que el Fondo Monetario Internacional revisó al alza su previsión de crecimiento económico global para 2021 a 6.0 por ciento, mientras que el crecimiento esperado para Estados Unidos lo ubicó en 6.4 por ciento. Además del proceso de vacunación, parte de la aceleración en la recuperación económica global depende de los estímulos fiscales aprobados al comienzo del año en Estados Unidos. Cabe señalar que, para México, el FMI revisó la previsión de crecimiento para 2021 a 5.0 por ciento.

A ello se sumó que el mercado sigue especulando que la Reserva Federal mantendrá una postura monetaria ampliamente flexible por un periodo de tiempo prolongado. Las minutas de política monetaria señalaron que el mercado laboral aún no se encuentra cerca de los niveles consistentes con el pleno empleo y que seguirán apoyando la recuperación económica a través de una postura monetaria flexible.

A nivel local, y que también incidió, es que bajó la probabilidad de que Banco de México vuelva a recortar la tasa de interés en el año, luego de que se publicó la inflación al consumidor de marzo en una tasa interanual de 4.67 por ciento, la más alta desde diciembre de 2018, de acuerdo con Banco Base.

El aumento se debió principalmente a la inflación mensual de 1.69 por ciento en el componente no subyacente, al elevarse los precios de los energéticos. Hacia el cierre del año se espera que la inflación se ubique en 4.24 por ciento, aunque, de continuar las presiones inflacionarias, se abre la puerta a un escenario con un pronóstico de cierre de año por arriba de 5.0 por ciento.

En la última sesión de la semana, el dólar recuperó terreno y el peso mexicano se debilitó al elevarse el nerviosismo asociado con un probable incremento de la inflación durante el año principalmente en Estados Unidos.

En lo que va del año, el tipo de cambio peso-dólar reporta un nivel promedio de 20.32 pesos por dólar y un aumento acumulado de 29 centavos por dólar o 1.5 por ciento más.

Por su parte, el tipo de cambio FIX (que sirve para solventar obligaciones denominadas en dólares liquidables en México) reportó el 9 de abril un nivel de 20.1630 pesos por dólar, 28 centavos inferior al dato observado el 31 de marzo pasado, es decir, 1.4 por ciento menor.

En lo que va de 2021, el tipo de cambio FIX registra un nivel promedio de 20.3299 pesos por dólar y una depreciación acumulada de 25 centavos por dólar o 1.3 por ciento menos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí