La campaña presidencial de AMLO en 2006 se basó en tres propuestas para obtener recursos y financiar el desarrollo nacional sin afectar la macroeconomía, el candidato explicó una y otra vez que se daría un manejo técnico y no ideológico de la economía, desmintiendo las falacias de la derecha y su guerra sucia. Estas tres premisas serían:

  1. Combatir la corrupción
  2. Gobernar con austeridad republicana
  3. Terminar con privilegios fiscales de unos cuantos

Mismas que significaban el corazón de un proyecto alternativo en Nación en materia económica, y también eran la fuente real del enojo de la vieja mafia que durante sexenios se benefició de la corrupción, los moches, los contratos inflados, el trafico de influencias, los gastos faraónicos, y la evasión fiscal; entre otras prácticas de la vieja cultura priista y neoliberal. Por ello, Vicente Fox y Carlos Salinas unieron en contra de AMLO a los parásitos del viejo régimen prevaleciente.

AMLO reseñó el escenario en 2006:

“Ocupamos el cuarto lugar en el mundo en multimillonarios y, mientras que las empresas y los bancos extranjeros que operan en México obtienen ganancias exorbitantes, hay 50 millones de mexicanos viviendo en pobreza extrema. Esto explica también porque a Fox y a Salinas no les costó mucho trabajo reagrupar a estas élites para hacernos la guerra”. (López Obrador, 2007).

La guerra sucia tuvo una estrategia adicional no menor y que agudizó la polarización emprendida por Fox desde el desafuero, sobre ello López Obrador mencionó: “Junto con toda esta leyenda negra, ampliamente difundida, desataron el clasismo y el racismo. Había quienes, con ínfulas de superioridad, contaban, entre otros chistes, que era el Whiskas (marca de un alimento para gatos), porque ocho de cada diez gatas (trabajadoras domésticas) me preferían. Además de llamarme “naco”, me criticaban porque decían que no hablaba inglés y no tenía visa para viajar al extranjero; en fin, que ni siquiera licenciado porque no me había titulado. En lo personal, confieso que ninguno de estos ataques vulgares me afectó moralmente. Tengo suficiente fuerza interior y eso me da aplomo. Además, conozco bien la historia de los que han luchado en nuestro país en contra de los poderosos. A Hidalgo lo llamaban “demagogo”; a Morelos, “hereje”; a Juárez, “indio mugroso”; a Villa y a Zapata, “bandidos”; y a Madero, “loco espiritista”. (López Obrador, 2007).

En condiciones de inequidad López Obrador acudió el debate presidencial el 6 de junio. Felipe Calderón como hizo su mentor Diego Fernández de Cevallos con Cuauhtémoc Cárdenas en 1994; en la previa al evento, quiso acercarse y saludar hipócritamente a AMLO para engañarlo, pero el líder opositor no se tragó el anzuelo, pues de antemano sabía, cómo así ocurrió, que Calderón se dedicaría a atacarlo, y también como era de esperarse, los medios adictos al poder se consagrarían en repetir las falsedades del panista en el “post debate”, e ignoraron que AMLO realizó propuestas concretas para la salvación nacional.

Por cierto, López Obrador, como en su momento hizo con Fernández de Cevallos, sí paró en seco a Calderón, detallando la operación de su cuñado Hildebrando Zavala, y los jugosos contratos por 600 millones de pesos que Vicente Fox dio al hermano de la esposa del candidato panista a lo largo del sexenio.

Después de la reactivación ciudadana por los cada vez más evidentes indicios de un gran fraude, el miércoles 28 de junio AMLO cerró campaña llenando el Zócalo a pesar de la lluvia.

El diario La Jornada reseñó:

“En su cierre nacional de campaña, cobijado por decenas de miles de personas que abarrotaron el Zócalo de la ciudad de México, el candidato de la coalición Por el Bien de Todos avizoró que con su triunfo encabezará un movimiento histórico como el de la Independencia, la Reforma y la Revolución de 1910.

“Y lo vamos a lograr de manera pacífica, por el camino de la concordia”. El 2 de julio “no sólo ganaremos, también quedará de manifiesto que no siempre triunfa el dinero sobre la moral y la dignidad de nuestro pueblo”, exclamó entre aplausos y gritos de aprobación de mujeres y hombres congregados en la Plaza de la Constitución.

“Vamos a demostrar que la gobernabilidad es posible sin autoritarismo, definió. “Nunca más una represión como la de Acteal, como la de Aguas Blancas, como la de Atenco, como la de Lázaro Cárdenas. No vamos a utilizar la fuerza bruta para resolver los problemas”. El Ejército Mexicano, insistió, “seguirá siendo una institución fundamental del Estado para la defensa de la soberanía, pero nunca más será utilizado para reprimir al pueblo de México”.

“En contraste con Felipe Calderón, quien centró su discurso de cierre de campaña en denostar a López Obrador, ayer el tabasqueño ignoró al panista, y con la seguridad de encabezar las preferencias electorales se refirió a su proyecto de gobierno y respondió a la campaña mediática impulsada por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Nuestros adversarios están muy desesperados, no les funcionó la guerra sucia y ya no saben ni qué hacer. Han venido metiendo miedo a la gente: que vamos a endeudar al país con nuestra propuesta de crecimiento, empleo y bienestar. Nada de eso, no vamos a actuar de manera irresponsable, no vamos a provocar ninguna crisis, nadie debe preocuparse, vamos a actuar como siempre, con responsabilidad y sensatez.”

“Diez minutos antes de las seis de la tarde, cuando en el Zócalo no cabía una persona más, López Obrador llegó acompañado de sus tres hijos y del candidato al Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard. Los miles de simpatizantes respondieron con gritos de júbilo, al tiempo que cañones de confeti cubrieron el escenario preparado para el discurso del tabasqueño.

“Señaló que después de 10 meses de campaña y precampaña, de recorrer 140 mil kilómetros de carretera para llegar a pueblos y ciudades de todas las regiones
del país, le queda claro que la elección del domingo tendrá un sentido más profundo y menos electorero.

“Rindió homenaje a Juárez, Morelos, Zapata, Lázaro Cárdenas, a los luchadores sociales y políticos que “con esfuerzo y sacrificio nos abrieron espacios para avizorar un México justo, libre y democrático”. De forma especial, “mi respeto a los líderes estudiantiles de 1968, a los indígenas de Chiapas, Oaxaca y Guerrero. A Demetrio Vallejo, Valentín Campa, Othón Salazar, a Rosario Ibarra, Heberto Castillo, a Cuauhtémoc Cárdenas y a todos los precursores y héroes anónimos de nuestra historia”.

“Al final, pidió a sus seguidores que salgan a votar temprano. “Necesitamos ganar con amplio margen, con una buena ventaja, para que no nos regateen nuestro triunfo”.

“Antes de despedirse, afirmó: “¡Vamos a hacer historia! La alegría está por llegar. ¡Sonríe, vamos a ganar!” (La Jornada).

Sin embargo, la alegría de la gente se enfrentaría con cruda la realidad, el jueves 29 de junio se dio a conocer otra evidencia grave de fraude: “El padrón electoral, aunque tiene buen nivel de actualización (78.4 por ciento), aún posee una serie de ”inconsistencias”, entre ellas que en él estén inscritos ”poco más de un millón de muertos” y que haya ciudadanos registrados más de una vez debido a cambios en el lugar de residencia, señaló Diego Valadés, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)”. (La Jornada). La gravedad de este hecho se comprendió cuando el resultado oficial maquillado a favor de Calderón implicó una diferencia de aproximadamente 243 mil votos.

Ante ello, desde la organización ciudadana y la resistencia, se planteó un conteo alternativo, que en su momento fue significativo para documentar las anomalías de la jornada electoral. Así lo anunció el cronista Jaime Avilés en su Desfiladero del 24 de junio, a una semana de la elección:

“Estremézcanse, empresas encuestadoras; tiemblen Consulta Mitofsky, María de las Heras, Parametría, Ulises Beltrán, GEA-ISA (más bien FEA-RISA) y etcéteras: Desfiladero y los microorganismos ciudadanos que militan en el Lado Izquierdo Opositor (LIO) han alcanzado un acuerdo histórico. El 2 de julio, en punto de las 8 de la noche, publicarán en Internet los resultados de su propio conteo rápido.

“¿Qué significa esto? Que los lectores de esta página sabatina, empezando por usted, y los seguidores del Plan de los 3 Puntos (P3P), Flor y Canto, la Red Nacional de Jóvenes con AMLO, el Frente Universitario de Apoyo Crítico a López Obrador y las organizaciones masónicas que gravitan en torno a la logia Independencia Número Dos, están construyendo una red para obtener los datos del mayor número posible de actas de casilla en todo el país, en cuanto esos documentos sean colocados afuera de los centros de votación.

“El Consejo General del Instituto Federal Electoral (FELIFE) anunció ayer que a las 23 horas del 2 de julio su presidentito, Luis Carlos Ugalde, dará a conocer el cómputo de los sufragios depositados en 7 mil 636 casillas a lo largo del territorio nacional. Por su parte Mitofsky, a través de Televisa, divulgará los números que en favor de cada candidato saque en su encuesta de salida, y las demás firmas dedicadas a las mediciones harán lo mismo pero tres horas antes que el disminuido señor Ugalde abra la boca.

“Para quien todavía no lo sepa, hay una diferencia muy grande entre una encuesta de salida y un conteo rápido. Las primeras se efectúan donde se encuentran las casillas, cuando usted se aleja de la urna y personal autorizado por el FELIFE y al servicio de las empresas le pregunta por quién acaba de votar. Los conteos rápidos, en cambio, se hacen procesando los datos de cierto número de actas de casilla, una vez finalizado el proceso en el ámbito local.

“Gracias a las encuestas de salida las empresas definen meros pronósticos, porque no pueden comprobar la veracidad de las respuestas que reciben; con los conteos rápidos, que tampoco son determinantes, trazan tendencias. El grave peligro que amenaza a las elecciones del 2 de julio es el total descrédito de las empresas y del FELIFE: aquéllas abusaron de la buena fe de la gente con sus danzas de cifras, irreales y caprichosas, para inflar a Felipe Calderón, mientras la supuesta “autoridad” electoral no ocultó su complicidad con el candidato panista.

“Hoy, en lo que aparenta ser la última jugada sucia del proceso, las encuestas otra vez le conceden ventaja a Andrés Manuel López Obrador, pero ésta oscila apenas entre tres y cinco puntos de diferencia sobre Calderón, lo que, si se descuenta el margen de error de más-menos 3 por ciento, significa empate técnico a primer lugar. ¿Esa es la apuesta final del salinismo? ¿Acaso el “gobierno” de Vicente Fox, el FELIFE y las empresas que representan el Verdadero y Supremo Gobierno de la Televisión piensan dividir los resultados en tres tercios para darle el triunfo a Roberto Madrazo si no les alcanza para coronar al Señor de los Cuñados? Como dijo Descartes, no lo descartes.

Josefina Vázquez Mota, coordinadora general de la campaña panista, se convirtió esta semana en directora de los principales noticieros televisivos. Claudia Sheinbaum, vocera de López Obrador, citó a la prensa el lunes en la mañana y, con una computadora conectada a una pantalla, entró a Internet, abrió la página electrónica de Hildebrando SA de CV, la empresa de Diego Zavala, y demostró que ésta guarda en sus archivos diversas bases de datos con información estratégica que sólo debería estar en poder del Estado.

“La coalición que apoya a López Obrador anunció hace tres días que tendrá representantes en 94 por ciento de las casillas, mientras el PRI y el PAN cubrirán 86 y 84 por ciento, respectivamente. Así, aunque la vigilancia territorial será casi exhaustiva, el mayor peligro seguirá residiendo en el fraude cibernético.

“Allí es donde usted puede actuar. Escríbame ya a los buzones de correo electrónico situados al pie de esta página, explique si ha colaborado con el P3P o alguna de las fuerzas de LIO, proporcione los datos de la casilla (estado, distrito, municipio, localidad, sección) que va a reportar y espere instrucciones.

“Su responsabilidad consistirá en lo siguiente: cuando coloquen el acta de casilla a la vista del público en el sitio donde usted votó, copie los resultados y mándelos por Internet a la dirección electrónica que se le asigne; asimismo, tómeles una fotografía digital y envíela al banco de imágenes que le corresponda. Lo que se pretende con esto es hacer un conteo rápido ciudadano, independiente de las empresas, de la televisión y del FELIFE, para tomarle el pulso a la contienda con instrumentos propios y, en caso de fraude cibernético, aportar pruebas documentales a los jueces que examinen el proceso.

“Es muy importante advertir que ya no funciona el correo desfiladero2006 de Yahoo! porque fue hackeado por ya sabrán quiénes. Para publicar en el instante que lleguen los resultados del conteo rápido, el sábado próximo esta columna proporcionará la dirección de un blog que será el escenario del apasionante espectáculo”.

Lamentablemente, y como si el cronista tuviera una bola de cristal de lo que ocurriría el día de la elección, se impusieron las anomalías, el fraude tradicional y el fraude cibernético; se llegó tarde a la posibilidad de emprender una eficaz defensa del voto, no obstante, el uso de nuevas herramientas tecnológicas por parte de la resistencia.

 Este texto forma parte de un trabajo más amplio que se denomina: Los años de la resistencia, que será publicado en esta columna por entregas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí