Por Maricela Palacio

Una mala salud oral, incrementa el riesgo de enfermedades sistémicas, pudiendo originar complicaciones cardíacas, pulmonares, problemas en el embarazo o empeorar una diabetes. Actualmente con la epidemia de Covid-19, hay una mayor probabilidad de desarrollar una neumonía por aspiración si se tiene una boca enferma.

La epidemia de coronavirus SARS-CoV-2 ha generado una caída de entre 60 y 70 por ciento en las consultas al odontólogo por temor del gremio y de los pacientes a infectarse. De igual forma, el costo de ejercer esta profesión se ha incrementado por los insumos desechables para disminuir al máximo los riesgos de contagio.

La autoridad sanitaria ha reportado un acumulado de más de 2 millones de casos confirmados de COVID en México, en donde la cavidad oral se podría comportar además como factor protector o agravante de la infección, comentó en conferencia de prensa el Dr. Gerardo López Alergólogo e infectólogo Pediatra Director General de Asistencia Pediátrica Integral (API).

Un factor a tomar en cuenta para poder retomar las visitas al dentista, es que el impacto del Covid-19 en la salud oral está también determinado por el sistema inmunológico del paciente. El uso de  inmunomoduladores como Adimod (Pidotimod) tiene gran potencial para estimular los mecanismos de defensa, tanto a nivel profiláctico como terapéutico, contra diferentes infecciones y enfermedades odontológicas y de otro tipo.

Mayra S. Torres Altamirano, odontóloga, estomatóloga pediatra de la API, dijo que algunos estudios sugieren que cuantos más virus se encuentren en la boca, más severa será la enfermedad Covid-19 en el paciente. Explicó que aunque en los primeros días de infección el paciente permanezca asintomático, sí puede contagiar el virus, porque en ese tiempo hay una mayor acumulación de virus en las mucosas nasales, orales y faríngeas, que tardan un tiempo en pasar a los pulmones.

Con el fin de evitar la propagación del virus y mantener una buena salud oral, la especialista recomendó: Nunca compartir el cepillo de dientes, cambiar el cepillo de dientes regularmente al menos cada tres meses e, incluso, antes si las cerdas se desgastan. El paciente que ha superado la COVID-19 debe cambiar el cepillo una vez que haya pasado el periodo de contagio y durante la enfermedad debe realizar, además, un enjuague preliminar para reducir la carga viral y ayudar a disminuir la transmisión del coronavirus.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí