Por Diana Domínguez Galván

Fabricantes de vehículos pesados pidieron al gobierno federal fungir como aval de los créditos para la renovación del parque vehicular, con lo que sería posible revertir la caída prevista en el sector para este 2020, estimada en un 26 por ciento.

El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact), Miguel Elizalde, dejó en claro que los apoyos avalados por el gobierno federal estarían dirigidos prinicpalmente a los micro y pequeños empresarios del autotransporte, lo que impactaría positivamente a varios sectores de la sociedad, pues el autotransporte toca de manera directa en diversas actividades económicas del país.

“Si se toma en cuenta que ahorita el transportista es el que está atendiendo directamente la emergencia, entregando alimentos, entregando medicinas, creo que es momento de retribuirle, especialmente al micro empresario, la posibilidad de que pueda renovar sus vehículos por unos mas competitivos”.

Elizalde dejó en claro que no se pide dinero regalado; lo que se pide es que se den recursos en donde el gobierno sea aval con plena confianza en el hombre camión y el empresario, para detonar una renovación de la flota vehicular tiene hoy en día una antigüedad promedio de 18 años, lo que obliga a tener los vehículos más tiempo en el taller que trabajando, además del impacto al medio ambiente.

“Podemos sobrevivir a la pandemia en términos económicos impulsando la renovación vehicular y lo más viable que vemos es impulsar el financiamiento para el micro y el pequeño transportista”.

En entrevista con Reporte 32mx, el dirigente de los fabricantes de vehículos pesados en el país dijo que de las más de 150 mil empresas registradas ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), alrededor del 80 por ciento son micro y pequeños empresarios.

La propuesta es posible presupuestando y aplicando recursos para ello. Que no quede en buenas intensiones, porque ahora mas que nunca lo que se necesita es impulsar a los sectores.

Y es que con la pandemia del Covid-19, los aforos en el transporte urbano han caído al 50 por ciento, en tanto que el de tipo turístico registran cifras dramáticas.

Explicó que el impulso a la renovación vehicular en el sector de unidades pesadas, además de impactar positivamente en la actividad, tiene importantes beneficios a la salud pública, de seguridad vial y medio ambiental. “Por eso hay que dedicarles recursos”.

Antes de la pandemia, Elizalde recordó que se tenía prevista una caída del sector de un cinco por ciento, pero ahora el ajuste se fue hasta el 26 por ciento, “pero esto, si no se hace absolutamente nada”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí