La nueva “evolución laboral”

Gran parte de las empresas en México están por regresar a sus actividades, inclusive algunas ya regresaron parcialmente, sin embargo, el escenario empresarial post COVID no es el más favorecedor.

En un estudio realizado por la compañía en telecomunicaciones, IC Networks a empresas de diferentes sectores, como  el automotriz, de la construcción, el de consumo, el manufacturero, el de logística y el comercial, entre otros, se coincidió que durante la actual pandemia la mayoría de ellas, realizó diversas estrategias para asegurar la continuidad de sus negocios y de esa manera,  optimizar recursos y mantener una  flexibilidad laboral para enfrentar la crisis.

Asimismo hicieron ajustes al presupuesto y contención de costos, además se dio prioridad a la optimización de los procesos. Se pospusieron las inversiones y se llevaron a cabo cierres parciales a las operaciones y redujeron plantilla laboral.

Bajo este escenario es como se reiniciarán las actividades laborales, y como colaboradores debemos identificar lo que ha sucedido en cada una de las organizaciones a las que pertenecemos estando atentos desde el rol del cual somos responsables.

Por ello, es fundamental identificar los aprendizajes obtenidos individualmente en la organización incluyendo, lo aprendido en la sociedad durante este confinamiento.

Iniciando con lo individual, existen varios aprendizajes, sin embargo; desde mi punto de vista la pandemia principalmente nos dejó lo siguiente:

  • Quienes desafortunadamente perdieron el trabajo, se vieron obligados a quedarse en casa y convivir 24-7 con la familia (situación atípica antes de la pandemia), pero no solo eso, también se obligaron a tener una administración financiera diferente: soportar la falta de ingreso y generar nuevos esquemas de consumo.

  • Las personas que permanecieron activas laboralmente hablando, realizaron en su mayoría home office o un esquema mixto, todo esto sin experiencia previa y necesariamente tuvieron que aprender en el camino. También tuvieron que acostumbrar a la familia en esta invasión laboral que hicimos en el hogar.
  • En lo emocional, nos tuvimos que enfrentar a escenarios de mayor estrés tanto en lo laboral como en lo personal, en muchos de los casos, la pandemia junto con la combinación de algunas otras variables ya mencionadas, llevo a algunos casos al estrés extremo.

En cuanto a los aprendizajes organizacionales fueron amplios. A continuación  menciono algunos:

  1. Existe un enfoque en la salud y seguridad del colaborador, ya sea por las reglas impuestas o por iniciativa de la propia empresa.
  2. El home office no limita la productividad y en la mayor parte de los casos la incrementa. Se requiere trabajar con la regulación de esta práctica en la Ley Federal del Trabajo, mientras tanto, las organizaciones ya pueden trabajar con políticas internas, sobre todo cuando un estudio publicado por la consultora Mercer, el 87% de las compañías señalan que se centrarán en el trabajo flexible para el 2020.

  1. El ámbito digital se aceleró 5 años o más de acuerdo con los expertos y las empresas están invirtiendo en ello.
  2. Se requiere trabajar en las nuevas habilidades post COVID en líderes y colaboradores para tener una fuerza laboral más empática, digital y ágil. El estudio de Mercer nos indica que casi el 80% de la fuerza laboral está dispuesta a adquirirlas, por ello sugiero seriedad absoluta en esto, ya que la inversión en la gente permitirá el apuntalamiento actual y futuro para conseguir los objetivos.

Y como sociedad, hemos generado nuevos hábitos de conciencia sanitaria, social y ambiental, tal como lo menciona Fernando Calderón, country manager de MIDOT en México:

  • Conciencia Sanitaria: Mayores medidas de seguridad y regulaciones sanitarias durante la nueva normalidad, de lo cual ya hemos mencionado.

  • Conciencia social: Mayor preferencia sobre el valor del dinero, sobre los precios y los beneficios del producto. Aquí he podido comprobar que actualmente realizamos preguntas de consumo tales como: ¿Realmente necesito hacer esta compra, lo voy a necesitar?, ¿El costo beneficio vale la pena?

  • Conciencia ambiental: La crisis generó aceleramiento en el consumo ambiental responsable. Probablemente no sea en toda la población, pero en gran parte de ella existe una preocupación legítima y lo podemos comprobar en el día a día.

Por todo lo anterior, me parece que esta reinserción laboral debe de ser una gran oportunidad para mejorar y aunque no necesariamente es un “borrón y cuenta nueva”, si es una ventana de cambio importante en lo individual, familiar, social y laboral, que debemos aprovechar al máximo.

Los invito a que como empresario y como colaborador sigamos en este proceso de mejora continua. Que sigamos aprendiendo juntos y tomar las acciones más acertadas, que nos permitan vivir en un mundo laboral benéfico para todos los que participamos en él.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí