El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín anunció hoy cinco medidas obligatorias para contener contagios por Covid-19 en un esfuerzo para disminuir el riesgo de que el estado regrese al color rojo en el Semáforo Estatal de Riesgo Epidemiológico y quien las incumpla será sancionado.

Porque ante la inconciencia de algunos, “no me queda más que endurecer la postura, para salvaguardar la salud y vida del mayor número de personas”, aseveró.

Durante un mensaje a la población, el mandatario estatal reiteró que si se mantienen las tendencias de contagios vistas en las últimas semanas, se corre el riesgo de regresar al Semáforo Rojo.

“Por tal motivo, actuar con contundencia es lo único que puede revertir la realidad. La vieja normalidad ya no existe. No es posible vivir cómo se vivía antes de este virus. La reactivación económica con el uso de las medidas que todos ya hemos escuchado no es opcional. Son medidas obligatorias. Esto se tiene que entender” explicó el titular del Ejecutivo.

La primer medida será la estricta supervisión de horarios y de aforos, apegada al semáforo y de incumplirse habrá cierres, suspensiones y clausuras.

En segundo lugar,los eventos como competencias, ferias, expos, congresos, exhibiciones, tendrán que generarse en el contexto de burbuja sanitaria en el que se debe respetar aforo, por lo que todo el que ingrese deberá mostrar prueba de antígeno negativa de antigüedad no mayor a 24 horas, y una vez que se ingrese a la burbuja, no podrá salir hasta concluido el evento.

Como tercera medida anunció que habrá cierres de calles y se restringirá la movilidad en las principales avenidas, por lo que se sugiere que estén atentos a los mensajes oficiales para información en este tema.

Como cuarta medida, el transporte privado y público será también monitoreado y ningún vehículo podrá superar el número de pasajeros permitido en color naranja.

Finalmente, las reuniones sociales masivas serán sancionadas. “No podemos arriesgarnos a convivencias que incumplen las medidas de sana distancia, y poner en riesgo a toda la población, por el esparcimiento de unos cuantos”.

Afirmó que omitir o simular que se cumplen las medidas es una irresponsabilidad que afecta a todos. Se puede engañar a la autoridad, pero no se puede engañar al virus.
Invitó a recordar que regresar al semáforo rojo implica regresar al confinamiento.

También sabemos que el confinamiento representa un deterioro en todos los aspectos de la vida cotidiana, principalmente, en lo económico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí