Por Alejandro Durán

Tras al descenso previo, las reservas internacionales del país se recuperaron y retomaron su tendencia alcista, pues durante la semana pasada reportaron un incremento de 71 millones de dólares, con lo que al cuatro de diciembre alcanzaron un saldo de 194 mil 359 millones de dólares, acercándose a su máximo histórico de 196 mil 010 millones de dólares alcanzado hace cinco años (el 30 de enero de 2015).

De acuerdo con el estado de cuenta semanal del Banco de México (BANXICO), el aumento semanal que reportaron dichos recursos fue resultado principalmente del cambio en la valuación de los activos internacionales de la propia institución financiera.

Con el ajuste de la semana pasada, las reservas internacionales acumulan un crecimiento de 13 mil 482 millones de dólares en lo que va de este año.

A través del documento, el banco central informó que en la semana que terminó el 4 de diciembre realizó operaciones de mercado abierto con instituciones bancarias para compensar una expansión neta de la liquidez por 102 mil 315 millones de pesos, lo cual fue resultado de una expansión debido al retiro de recursos de la cuenta de la Tesorería de la Federación y otras operaciones por 121 mil 632 millones de pesos, así como  por una contracción por 19 mil 317 millones de pesos, debido a la mayor demanda por billetes y monedas por parte del público.

Finalmente, el BANXICO reportó que la base monetaria (billetes y monedas en circulación y depósitos bancarios en cuenta corriente en el Banco de México) aumentó 19 mil 317 millones de pesos alcanzando un saldo de dos billones 008 mil 457 millones de pesos.

“Esta cifra implicó una variación anual de 23.3%. El crecimiento de la base monetaria se ha incrementado debido en parte a factores asociados a las medidas sanitarias implementadas en el país, que habrían aumentado la demanda de efectivo por parte del público como medio de pago”, afirmó.

En México, las reservas internacionales se integran por activos financieros denominados en las divisas de mayor importancia en los mercados internacionales, tales como dólares estadounidenses, Euros o Yenes, entre otras, así como por metales preciosos.

El objetivo principal de dichos recursos es contribuir a la estabilidad de precios cuando se presenta una disminución de los flujos comerciales o de capital de la balanza de pagos, por desequilibrios macroeconómicos y/o financieros (internos o externos); tales como crisis causadas por una reducción considerable en la actividad económica o en el comercio internacional, quiebras bancarias, escasa liquidez en los mercados financieros, encarecimiento del crédito, entre otros.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí