Redacción  

Estamos viviendo uno de los momentos de más incertidumbre económica en el mundo. Aunque en nuestro país el semáforo del sector salud ha ido modificándose en varias entidades y las actividades se retoman lentamente, aún nos estamos preguntando cómo es que lograremos tener un balance en nuestras finanzas personales.

La mayoría de los mexicanos no estamos acostumbrados a colocar nuestro dinero en otras actividades que pudieran generarnos una entrada extra y esto se debe en mayor medida a la poca educación financiera con la que contamos.

De acuerdo con las notas del Financial Inclusion Forum celebrado en la Ciudad de México en 2019, se sabe que solo el 32% de los mexicanos pudo responder un cuestionario sobre términos económicos que podrían ayudarles en temas de destinar parte de sus ingresos a otras acciones además de sus trabajos[1], dicho cuestionario fue impulsado y aplicado por The Global Financial Literacy Center en Washington DC.

Es importante involucrarse en los procesos que nos puedan generar ganancias extras, además de nuestros sueldos, a esto se le llama invertir. Si lo hacemos desde jóvenes, tendremos liquidez económica a corto, mediano y largo plazo, o quizá pensar en un ahorro para cuando queramos retirarnos. También es necesario familiarizarse con otras herramientas financieras como los créditos, los cuales podrían ser un apoyo para inversiones más grandes. De acuerdo con nuestra edad, hay formas de iniciarnos en este tema, puntualiza Dante Teytud, experto en finanzas personales y Director Comercial de Credifiel.

Como bien lo menciona el directivo existen otras maneras que nos favorecen con base en la edad en la que nos encontremos:

  • Los 20s. Durante esta edad apenas se comenzará a tener un ingreso fijo, producto de los primeros empleos, por lo que se podría destinar cierta cantidad para generar ganancias a través de plataformas de microfinanzas prestando dinero a pequeños empresarios y ganado intereses justos para ambos. Otro ejemplo, es considerar los fondos para el retiro o acciones de empresas de redes sociales o incluso las de streaming.
  • Los 30s. En esta etapa los montos que se destinen tienen que ser mejor planeados ya que se espera funcionen a largo plazo. Los bonos son una buena opción, porque representan algo fijo.
  • 40 y más. A partir de esta edad, el método que se decida aplicar debe ser lo menos riesgoso posible, ya que no hay mucho tiempo para reponernos, si hubiera una crisis. Además, esta liquidez está pensada para un retiro e incluso para alguna propiedad fuera de la ciudad.

Iniciarse en el camino de las inversiones puede resultar confuso; sin embargo, no hay que dejar tanto tiempo, ya que seguramente más adelante necesitaremos un colchón económico que nos pueda ayudar a cumplir nuestras metas.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí