Por Maricela Palacio

La innovación y diversificación del sector cañero son indispensables para potenciar y ampliar los beneficios del impacto social de de esta agroindustria en el estado de Veracruz, en donde se producen en promedio anual 2.5 millones de toneladas de azúcar que representan 38.8 por ciento del volumen total nacional.

Al presentar en conferencia de prensa virtual las conclusiones de las mesas de trabajo de la Agroindustria de la Caña de Azúcar para la entidad, José Luis Solleiro, investigador del Instituto de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico de la UNAM y consultor del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), expuso las recomendaciones a las que llegaron especialistas, líderes sociales, productores, legisladores y representantes del gobierno, para potenciar la producción en el estado de Veracruz.

Es fundamental lograr una mayor articulación de la cadena de valor para lo cual será necesario contar con nuevas estrategias y homologar criterios, considerar este sistema productor en un contexto de desarrollo territorial con la formación de clusters y una visión de largo plazo, así como buscar esquemas de financiamiento novedosos y flexibles para aplicar nueva tecnología.

De igual forma se debe buscar su diversificación para que no sólo se produzca azúcar, sino que se use como biocombustible, como insumo para las industrias de la salud y papelera, e incluso para enriquecer el suelo.

Se necesita enviar un mensaje claro de que  la industria cañera es estratégica para el estado de Veracruz, afirmó.  El proyecto del corredor interoceánico del Istmo de Tehuantepec es una oportunidad para aprovechar la inversión en infraestructura y los incentivos que se establecen para la creación de estos agrupamientos industriales alrededor de la caña de azúcar, agregó.

Diego Montenegro, representante en México del IICA, resaltó que durante los últimos cinco años, el estado de Veracruz ha destacado como principal estado productor y con mayor superficie cultivada de caña de azúcar, seguido por Jalisco, San Luis Potosí, Oaxaca y Tamaulipas.

Mientras que, Javier Fernández Morales, encargado del Despacho de la Secretaría de Desarrollo Rural (Sader) en Veracruz, indicó que la cadena de valor de la caña de azúcar involucra desde la proveeduría de insumos, maquinaria, esquipo y servicios profesionales en el cultivo, hasta la producción de azúcar por parte de los ingenios y su posterior comercialización hacia la industria azucarera, alimentos y bebidas, por lo que su beneficio social es muy amplio.

Dijo no estar de acuerdo en que se esté limitando al azúcar intentando mostrarla como un producto dañino, cuando diversos estudios demuestran que tiene mayores beneficios sobre otros edulcorantes. Detalló que en Europa hay una alta demanda de piloncillo y para aumentar las exportaciones de México se requiere de una producción eficiente e inocua.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí