Por Jonatan Godínez

La manera en que las empresas llevan su proceso de reclutamiento ha cambiado radicalmente en los últimos años. Hace apenas unas décadas se usaban anuncios en los periódicos con la descripción del puesto, un teléfono de contacto o la dirección de contacto.

Después vino la era del Internet y nacieron páginas web especializadas en reclutamiento, donde las empresas publican sus vacantes y los interesados suben su currículum.

Al parecer este método de reclutamiento parecía óptimo, sin embargo, los equipos de recursos humanos reciben muchas solicitudes de candidatos sin el perfil requerido. Es aquí donde se comienzan a usar los sistemas automatizado, donde a través de un filtro se determina si el aspirante es candidato a ocupar una plaza.

El integrante más reciente a los equipos de reclutamiento es la Inteligencia Artificial, la cual tiene la capacidad de analizar el texto curricular del candidato para determinar si cumple o no con las expectativas de la empresa. Al realizar la investigación, obtiene una lista de los perfiles más aptos para ocupar la plaza.

¿Cómo funcionan estos algoritmos de Inteligencia Artificial?

Según Marie Zimenoff, CEO de Resume Writing Academy, los algoritmos realizan un escaneo del texto en búsqueda de palabras claves para el perfil. Realizan un conteo para medir la densidad y algunos de los programas usados, analizan la relación de estas palabras con las fechas de los empleos anteriores.

Al parecer no habría diferencia con lo que hace un reclutador humano, pero en caso de no encontrar una palabra clave para el puesto, el candidato podría obtener cero puntos para el requerimiento de manera automática.

Ante este nuevo escenario, lo mejor que puede hacer el candidato, es escribir su currículum de manera cronológica, usando términos comunes del nombre de los puestos que ocupó con anterioridad, así como su nivel de experiencia, sin caer en términos rebuscados. Un formato Word o PDF serán siempre más fácil de identificar para estos programas.

Al igual que un humano, la Inteligencia Artificial busca los skills para la vacante y los pone en el contexto de las palabras que existen a su alrededor, por lo que la redacción se vuelve fundamental para poder tener una buena oportunidad ante los demás aspirantes.

También hay sistemas que son capaces de recolectar datos de tus actividades de las redes sociales y páginas de redes profesionales como LinkedIn. Es por eso que es importante que exista coherencia en los posteos y en el portafolio profesional que se muestra en esos espacios.

Finalmente, además de usar palabras técnicas propias de la vacante, hay algunos calificativos como: experto, eficiente, efectivo, que pueden aumentar la calificación que da la Inteligencia Artificial.

¿Entonces la Inteligencia Artificial es eficiente en su trabajo de reclutamiento?

Recordemos que la Inteligencia Artificial es una herramienta que ya está integrada en nuestro día a día cuando recibimos una recomendación de Netflix o de Spotify. Cuando los correos no deseados de nuestra cuenta, se van directamente a una bandeja de SPAM, o cuando recibimos una sugerencia de compra basado en nuestros hábitos de navegación en Internet.

Sin embargo, esta herramienta se entrena con los datos o información de lo que está pasando actualmente, por lo que corremos el peligro de repetir malos hábitos. Ya se dio el caso de que una herramienta de Inteligencia Artificial para reclutamiento, descartara a las mujeres automáticamente porque había “aprendido” que la mayoría de los trabajadores eran hombres.

Así que por el momento es importante que estos programas sean solamente una herramienta de apoyo para reclutadores y no sean los tomadores de decisión.

Como en toda tecnología emergente nosotros tenemos todavía la responsabilidad de la supervisión y administración de las mismas.

Por lo pronto, si estás en búsqueda de trabajo, toma en cuenta esta información para poder derrotar a la Inteligencia Artificial en la búsqueda de tu nuevo empleo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí